Este es posiblemente el mejor dron para viajar

Tech & más
Lectura
Tras probar durante varias semanas el DJI Mavic Mini, el último dron de la marca china, y por disipar las primeras dudas y visto lo que se comenta en internet, no, no
es un Spark 2, está bastante lejos del dron más pequeño hasta la fecha de DJI, y su público no es el mismo. Pero por precio y tamaño, es imposible no compararlos. La característica principal de este dron es que pesa 249 gramos, lo que le permite eludir la nueva reglamentación sobre el vuelo de drons recreativos que los restringe en zonas urbanas, y en muchos países como Estados Unidos obliga al registro del dron si pesa más de 250 gramos. Lo podremos volar nada más sacarlo de la caja incluso en zonas urbanas con ciertas limitaciones de altitud y respetando los espacios restringidos cercanos a los aeropuertos. Este peso puede ser clave para la compra, pero lo que sí es determinante es el tiempo de vuelo que se puede aproximar a los 30 minutos en un entorno ideal, lo que se traduce en unos 20 o 25 minutos de vuelo real. Una maravilla comparado con Spark y sus escasos 10 minutos de vuelo. Lo que se traduce que con un par de baterías dispones de una hora de vuelo. Otro problema que albergaba el DJI Spark eran sus baterías que iban perdiendo carga con el paso del tiempo, diez días sin uso y éstas descendían al 50%, muy poco conveniente en un viaje, algo que no ocurre en este modelo. Al igual que el Mavic Air los brazos del dron se pueden plegar, lo que le deja un tamaño muy reducido, casi del tamaño de un teléfono, incluso entra en un bolsillo. Si a eso le añadimos el mando, entonces el volumen a transportar es un poco mayor. La aplicación para controlarlo es diferente al del resto de drones de la firma, ésta se ha simplificado al máximo, los controles son muy intuitivos y sólo con un par de toques en el móvil podemos hacerlo volar. Respecto al mando, es muy similar al que ya hemos visto en otros modelos de DJI con los mandos desmontables. El alcance sí que nos ha decepcionado un poco, perdiendo señal de video a los escasos 400 metros de distancia en las pruebas que hemos hecho desde la playa. Como punto positivo, pese a la ligereza del Mavic Mini aguantó muy bien el viento con tomas de video estables a pesar de las alertas de la aplicación. Podría parecer que un dron tan pequeño y ligero no sería una buena opción para exteriores, con rachas de viento propias de la costa donde hicimos las pruebas, pero el Mavic Mini aguantó perfectamente manteniendo el horizonte en su sitio para el video. Los 249 gramos de este nuevo modelo no vienen sin ciertos sacrificios, ya que el dron ha perdido todos los sensores de proximidad y con ellos la capacidad de seguimiento y grabación autónoma. Una característica muy utilizada por los deportistas cuando quieren que el dron les siga mientras éste graba video, pero sin sensores de proximidad el dron se estrellaría con el primer obstáculo que encontrase en modo seguimiento. Una pena, porque ya sería un producto redondo con ello. La calidad de la imagen es más que suficiente con video 2K y 12 megapíxeles en las fotografías. Los únicos puntos negativos son que no dispara en formato RAW -perfecto para editar- y que casi todas las preferencias son automáticas, así como el enfoque. Todo esto tiene el objetivo de simplificar al máximo su uso, lo malo que, por ejemplo, al sacar la imagen del atardecer no podremos manipular la configuración de la cámara a nuestro antojo, y el resultado siempre será mejor que en automático. Mavic Mini es un gran dron de entrada para cualquiera que quiera probar lo que es volar un dron fotográfico. DJI no ha hecho más que eliminar fricciones de este dron, sin problemas legales con el peso, un precio muy ajustado, buena calidad de imagen y una gran autonomía, es probablemente la mejor opción para viajar.

FUENTE DIARIO ABC:

https://www.abc.es/tecnologia/informatica/soluciones/abci-este-posiblemente-mejor-dron-para-viajar-202001140136_noticia.html