El preso que no quiere ser libre

Internacionales
Lectura
La libertad está sobrevalorada. Al menos eso es lo que piensa Robert R., de 64 años de edad, condenado por el Tribunal Regional de Düsseldorf por robar bancos a 9 años de
prisión en 2002 y que ha hecho de esa sentencia una forma de vida por la que está dispuesto a luchar. Después de cumplir íntegramente su condena en una cárcel de Aquisgrán, en una celda individual de 13 metros cuadrados con televisión, equipo de música y una pequeña biblioteca, y compartiendo comedor y gimnasio con el resto de los convictos, pidió una prolongación de su estancia alegando no estar preparado para enfrentarse a la vida en libertad, según ha informado Bild Zeitung. En 2013, ante la inminente excarcelación, dirigió un escrito a las autoridades carcelarias explicando que, sin trabajo y con las escasas ayudas sociales del programa Hartz IV a las que se sentía destinado, quedaría abocado de nuevo a la vida delictiva, por lo que solicitaba su permanencia en prisión. Para entonces ya no era considerado un «peligro público», como estableció la sentencia por robo, y evidentemente no había riesgo de fuga, por lo que se le concedían permisos diarios para salir a tomar café o al cine, a la espera de que su particular expediente fuera recorriendo las sucesivas instancias, un caso lento dado que no existían precedentes. Finalmente, el pasado 7 de mayo quedó establecido que no había «grandes riesgos reconocibles» de peligro de reincidencia, de manera que en abril fue excarcelado contra su voluntad, para pasar a vivir en el domicilio de una novia que se había echado en su tercer grado carcelario. No fue ese, sin embargo, el final de su historia penitenciaria. Tras consultar a un abogado se presentó con la maleta en la puerta de la prisión pidiendo ser readmitido. Tras timbrar en el telefonillo de la puerta dijo a través del comunicador: soy un ladrón de bancos, por favor déjenme entrar. Y una vez ante el jefe de la prisión explicó que se amparaba en el Artículo 61 de la Ley de Garantía de Depósitos de Seguridad Renania Norte- Westfalia. De acuerdo con el texto, los alojamientos anteriores pueden reanudarse «si el objetivo del procedimiento anterior está en riesgo». Su caso vuelve a ser estudiado. «Si es necesario, les aseguro que robaré otro banco», explica su determinación a permanecer en la cárcel, «ya no se cómo explicarles que ¡no quiero ser libre!».

FUENTE DIARIO ABC:

https://www.abc.es/internacional/abci-preso-no-quiere-libre-201912051132_noticia.html

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS