“El virus del nacionalismo se frena con la medicina de la democracia”

Internacionales
Lectura

El presidente del Parlamento Europeo, el italiano David Sassoli, tiene claro que se trata de una «emergencia», pues «solo hay un planeta tierra» que ya ha sufrido demasiada violencia. De ahí

que le preocupe «el futuro de la Tierra y el de las generaciones venideras». Tras inaugurar el domingo la nueva Comisión Europea, Sassoli ha venido a la Cumbre del Clima (COP25) celebrada en Madrid. Entre reunión y reunión, atiende a las preguntas de LA RAZÓN.
Publicidad

El Parlamento Europeo ha declarado la «emergencia climática». ¿Es una de las marcas personales del legado que quiere dejar a la UE?

No es un acto simbólico, es un acto político. Es un gesto muy importante porque las fuerzas políticas en el Parlamento han decidido que no estamos ante una simple crisis, estamos ante una emergencia. Y esto refuerza el propósito de la nueva Comisión de que debe haber una inversión de aquí a 2030 de una reducción de las emisiones del 55%. Es muy importante que venga seguido de una transición justa. Debemos conservar el valor económico de Europa, de la industria europea, y debemos salvaguardar los puestos de trabajo. En esta transición, no hemos de centrarnos en las penalizaciones, debemos enfocarnos en los objetivos. Nuestro objetivo es llegar a 2030 con una reducción de las emisiones del 55%. Esto lo puede hacer la UE. Como ha dicho el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo que haga Europa será un reflejo en todo el mundo. Aunque en el plano económico hay una necesidad de cambiar muchos aspectos.

¿Todos los países de la UE van a poder reducir las emisiones, el uso del carbón... ante esta emergencia global?

Debemos acompañarlos. Hay Estados que están haciendo un esfuerzo muy importante, sobre todo aquellos que tienen una dependencia altísima del carbón. El primer ministro polaco ha indicado que su economía dependía del carbón al 100%. De ahí han pasado al 75%. Es evidente que cada socio parte de estándares diversos, nuestra transición debe equilibrar las economías de todos los países en la descarbonización.

Publicidad

Nuevo Parlamento, nueva Comisión... ¿Cuál es el principal reto para esta legislatura?

Naturalmente una de nuestras prioridades es claramente la lucha contra el cambio climático. La UE quiere ser líder en la lucha contra el cambio climático en el mundo. También tenemos que reforzar nuestro modelo social. Esto es muy importante, pues es nuestra tarjeta de visita, nuestro pasaporte. Necesitamos crecer, pero defendiendo los derechos de las personas. Y necesitamos una Europa que crezca más aún. Si bien es cierto que hay países que crecen mucho, otros están creciendo muy poco. Por tanto, hay que fomentar una Europa que crezca. Hay que comprometerse con la digitalización, el mundo contemporáneo, el futuro.

Publicidad

¿Hacia dónde va la Unión Europea? ¿Hasta dónde quieren llegar?

Nosotros debemos reconciliar el espacio geográfico con el espacio político. Por lo tanto, debemos proseguir en la ampliación, porque la cuestión de los Balcanes occidentales debe ser resuelta y también debe ser una prioridad. En la cuestión de los Balcanes occidentales estamos determinados a seguir adelante. Permitir tanto a Albania como a Macedonia del Norte iniciar su proceso de adhesión a la UE. Asimismo, tenemos que restablecer las reglas de la democracia europea. Después de la fuerte crisis económica, hubo un parón en este sentido. Ahora queremos convertir en el centro de todo la construcción de la democracia europea. Tenemos necesidad de alguna intervención muy importante. Y en medio de todo, tenemos la centralidad del Parlamento Europeo. Estamos muy orgullosos del papel que vamos a jugar respecto al diálogo con las otras instituciones. Esta semana iniciaremos las negociaciones para el Presupuesto para los próximos siete años. Naturalmente, nuestro Presupuesto es ambicioso y no nos contentamos con hacer una fotografía a los asistentes. Aunque algunos países del norte de la UE no están muy convencidos.

Habla de centralidad, pero ¿qué me dice de los riesgos del nacionalismo para algunos países de la UE?

Nosotros podemos invertir en democracia si reforzamos la democracia. Esto es la medicina para frenar el virus del nacionalismo, que es muy europeo y que en estos momentos está contagiando a nuestra sociedad. Es un extremismo, un extremismo, de derechas en particular, que quiere generar divisiones en Europa. Pero hoy la democracia la podemos salvar si la reforzamos y, sobre todo, hacemos comprender a nuestros ciudadanos que es conveniente.

La semana que viene hay elecciones en Reino Unido, ¿cuál sería el mejor resultado para la UE?

Somos respetuosos con las decisiones de los ciudadanos. Eso sí, estamos convencidos de que en caso de que Reino Unido salga de la UE, es mejor que lo haga con un acuerdo que sin un acuerdo, por el bien de los ciudadanos europeos, pero también de los británicos. Dicho esto, si el Brexit intentaba dividir la UE no lo ha conseguido. Europa, en cuanto al Brexit, se ha unido, habla con una sola voz. Así que aviso: la UE no es fácil de dividir.

Publicidad
BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS