Morales llama a la oposición a dialogar, mientras se extienden los motines policiales por el país

Internacionales
Lectura
Ante el emporamiento de la situación tras la concentración de policías de La Paz en una unidad de esa fuerza cercana a la plaza Murillo, donde se encuentran las sedes del Gobierno
y el Legislativo bolivianos, un día después de que los uniformados en varias regiones se amotinaran, el mandatario boliviano ha ofrecido a la oposición diálogo sin concidiciones para poner fin a la creciente violencia. En concreto, Morales ha realizado un llamamiento a «un diálogo abierto» para «pacificar al país». El presidente boliviano ha anunciado que su intención es «instalar una mesa de diálogo para pacificar Bolivia, para preservar la vida». Mientras, varios canales de televisión han mostrado a numerosos policías llegando a la sede de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), en cuya puerta fue colocada una bandera boliviana.
 
Los agentes aún no han hablado de amotinarse, como ocurrió el viernes en otras regiones como Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz, pero prevén reunirse para analizar la situación. Los motines se extienden Los motines policiales se extendieron ayer en Sucre, la capital constitucional de Bolivia, después de que un primer grupo de policías se amotinara en la ciudad central de Cochabamba. Al parecer, según informaciones de medios bolivianos, en otras regiones, como la andina de Potosí, también puede haber sublevaciones en la Policía Boliviana, aunque aún no existe un pronunciamiento oficial. Un portavoz policial, sin identificar, comunicó en Sucre que unidades en la región se sumaban al motín que horas antes se había iniciado en Cochabamba. Una multitud gritaba «policía amigo, el pueblo está contigo», en el exterior del cuartel donde los policías de amotinaban en Sucre.
 
Una sargento de la Policía Boliviana, Cecilia Calani, declaró a los medios en esa ciudad que el motín tiene por objetivo defender la «ética como institución, a nosotros no pueden comprarnos, nuestra unidad no tiene precio». La oficial instó a los «hermanos» de las Fuerzas Armadas a no reprimir estos motines, en una declaración en vivo en varias televisiones bolivianas, y pidió al presidente de Bolivia, Evo Morales, que dialogue con la oposición y movimientos cívicos. Horas antes, policías de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP) en Cochabamba se subieron a la azotea de una comisaría de la ciudad cantando el himno nacional con banderas bolivianas. Más que un pequeño grupo Un delegado policial, con el rostro cubierto, salió al exterior para declarar que su intención es «hacer notar a toda la opinión pública, no es esto un grupo, es toda la guarnición de Cochabamba, estamos en repudio de este Gobierno que no nos hace caso en catorce años». «No nos hace caso. Esto no es un pequeño grupo, es toda la guarnición policial, de momento eso les puedo informar. Muchas gracias», dijo en una breve declaración. Más tarde el motín se replicó en Sucre, donde «La Razón» ha constatado que se habían concentrado unos 700 efectivos. Según el diario, uno de los policías que ha encabezado la medida ha declarado que el objetivo es «evitar más enfrentamientos en el país». En cuanto a Tarija, varios policías se han apostado ondeando banderas bolivianas. En Santa Cruz, otro grupo de policías amotinados han extendido un cartel en que el puede leerse «Motín policial» en lo alto del edificio del Comando Departamental de la ciudad. Además, la presión ciudadana para que los policías se sumen al motín está aumentando en otras zonas, como en La Paz, Trinidad o Riberalta. Los motines se producen en medio de la crisis política y social que atraviesa Bolivia desde las recientes elecciones, sin que hasta esta hora haya un pronunciamiento del mando de la Policía ni del Gobierno boliviano. Morales habla de «golpe de Estado»
 
El presidente de Bolivia, Evo Morales, afirmó que la «democracia está en riesgo» y calificó la situación de «golpe de Estado». «Hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional», indicó Morales en su cuenta de Twitter. «Denunciamos ante la comunidad internacional este atentando contra el Estado de Derecho», ha agregado. Hermanas y hermanos, nuestra democracia está en riesgo por el golpe de Estado que han puesto en marcha grupos violentos que atentan contra el orden constitucional. Denunciamos ante la comunidad internacional este atentado contra el Estado de Derecho.— Evo Morales Ayma (@evoespueblo) November 9, 2019 Además, ha urgido al pueblo boliviano a «cuidar pacíficamente la democracia» para «preservar la paz y la vida como bienes supremos por encima de cualquier interés político». «La unidad del pueblo será la garantía para el bienestar de la Patria y la paz social», ha zanjado Morales.
 
La oposición apoya a la Policía Por su parte, el líder de la oposición boliviana, Carlos Mesa, ha defendido la decisión de varios contingentes policiales de rebelarse para protestar contra el presidente Evo Morales y ha argumentado que con esta medida han optado por «sumarse al pueblo» y a la defensa del «voto popular», según informa Europa Press. Mesa ha denunciado que la Policía es «una institución ninguneada, desmerecida, olvidada por el Gobierno de Evo Morales». Para Mesa, no se trata de un golpe de Estado, sino que la Policía se ha «sumado al pueblo boliviano. No está en disposición de reprimir a sus compatriotas y sí en cambio a sumarse a la defensa del voto popular». «No se trata de un motín para derrocar a Evo Morales, ni para peticiones particulares de los policías. Se trata de no reprimir al pueblo y de sumarse a la reivindicación democrática del voto popular», ha insistido en declaraciones difundidas a través por Twitter.

FUENTE DIARIO ABC:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS