Barcos iraníes intentan interceptar un petrolero británico en el estrecho de Ormuz

Internacionales
Lectura

Un nuevo incidente en el estrecho de Ormuz dispara las alertas en la zona y la tensión entre Teherán, Washington y Londres. Varias embarcaciones de la Guardia Revolucionaria de Irán trataron

este miércoles sin éxito de interceptar un petrolero británico que navegaba por la zona. El buque británico es “The British Heritage”, que salía del golfo Pérsico y navegaba por el estrecho de Ormuz cuando cinco botes iraníes se le aproximaron y le ordenaron que desviara su rumbo hacia aguas de Teherán, según la versión de los hechos dada por fuentes estadounidenses. Los iraníes, no obstante, recularon cuando la fragata “HMS Montrose”, perteneciente a la Royal Navy británica y que escoltaba a distancia el carguero, apuntó a los botes y les ordenó que se retiraran. En el transcurso del incidente no se produjeron disparos. El Ministerio de Defensa británico se limitó a confirmar hoy que tres embarcaciones iraníes intentaron impedir el paso del buque, “lo que obligó a la HMS Montrose a tomar posición entre las embarcaciones iraníes y el British Heritage y hacer una advertencia verbal a los barcos iraníes, que entonces se apartaron”, según el portavoz de Defensa.
 

Según la CNN, la secuencia fue grabada por una aeronave de EE UU que sobrevolaba la zona, aunque el supuesto vídeo no se ha divulgado. Sin embargo, un portavoz del Comando Central de EE UU, el capitán Bull Urban, confirmó en un comunicado que Washington está “al tanto de las informaciones” sobre el incidente, informa Efe. De confirmarse, este nuevo incidente se sumaría a los ocurridos en la zona en las últimas semanas y que han disparado las tensiones entre Washington y Teherán.

El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, ha negado el incidente ala agencia de noticias iraní Fars. Al igual que la Fuerza Naval de los Guardianes de la Revolución: “En las últimas 24 horas no ha habido encuentros inesperados con embarcaciones extranjeras, incluidas embarcaciones británicas”, declaró la Armada del cuerpo militar de élite en un comunicado. Según la nota, sus patrullas en el golfo Pérsico se llevan a cabo de acuerdo con “los métodos de rutina y las misiones ordenadas con inteligencia y precisión”. Esta fuerza de los Guardianes de la Revolución alertó, no obstante, de que en el caso de recibir una orden de incautación de buques extranjeros, está preparada para “hacerlo de manera inmediata, firme y rápida”.

El pasado 20 de junio Irán abatió un dron de la Armada estadounidense cuando, según Teherán, entró en su espacio aéreo para tareas de vigilancia, pero, según el Pentágono, el aparato se encontraba en misión de reconocimiento sobre aguas internacionales. El presidente de EE UU, Donald Trump, ordenó un ataque contra Irán en respuesta al derribo del dron, aunque a última hora lo suspendió por el elevado número de víctimas dijo que iba a causar. Días antes, Estados Unidos ya culpó a Irán de unos ataques contra dos barcos cisterna -uno japonés y otro noruego- que llevaban 44 personas a bordo y sufrieron explosiones cuando salían del estrecho de Ormuz.

Teherán, por su parte, ha negado cualquier implicación en los ataques.

Estos incidentes agravan el deterioro de la relación -ya prácticamente inexistente- entre EE UU e Irán, una relación que se ha deteriorado desde que Trump decidió retirar a su país del acuerdo nuclear con Irán y las potencias europeas en mayo de 2018. Esta decisión la acompañó con la reanudación de las sanciones contra la República Islámica levantadas bajo el pacto, y la reforzó en mayo pasado con el fin de las exenciones a otros países para la compra de crudo iraní.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS