La pasada Diada dio imágenes poco halagüeñas para el independentismo. Torra inauguraba la jornada cantando «que tremoli l’enemic» con un hilillo de voz, inaudible bajo los acordes de la Marcha Real que