A mitad del camino de la vida, Dante Alighieri se encontró en el infierno, una selva oscura que representaba el pecado y la perdición. Así empieza la Divina Comedia, cuyo proemio