Si algo ha quedado claro durante estos meses de diálogo de besugos entre los actores de la cosa pública es que a Sánchez no le gustaron los resultados de las elecciones del

Fue Thomas Carlyle quien escribió que «la historia del mundo es la biografía de los grandes hombres». El pensador escocés, nacido en los estertores de la Revolución Francesa, no ocultaba su fascinación