Lo mejor de las campañas electorales es el después. Cuando han sacado los votos de las urnas y los políticos se olvidan del votante cuatro años y actúan, sin dar la coña,

Hoy es uno de esos días raros en los que no les voy a hablar de política. Sé que están saturados y hasta el “pirri” muy probablemente, después de dos campañas electorales,