En sus Notas sobre el nacionalismo, George Orwell diseccionó en 1945 la falacia abanderada. El nacionalismo, decía, «es sed de poder mitigada con autoengaño. Todo nacionalista es capaz de incurrir en la