«Un día, a las cinco de la madrugada, zarpó una zodiac atestada de inmigrantes rumbo a las costas españolas. Por la tarde, el mar devolvió el cadáver de uno de los ocupantes