La batalla partidista y la guerra fratricida es lo único que les queda a los independentistas, que han topado con la Ley