La candidata del PPC a las generales los considera un “signo de opresión de la otra mitad de Catalunya”



La candidata del PPC a las elecciones generales, Cayetana Álvarez de Toledo, ha reclamado este sábado a la Fiscalía que los lazos amarillos en apoyo a los independentistas presos se retiren “para siempre”, más allá del período electoral, porque son un “signo de opresión de la otra mitad de Catalunya”.

En declaraciones a la prensa en su visita al Saló de l’Ensenyament de Barcelona, Álvarez de Toledo ha defendido que “toda la cartelería que suponga denunciar a España como una dictadura u oprimir a la mitad de los catalanes y resto de españoles” debe ser retirada de todos los espacios “hoy y para siempre”.


La candidata del PPC considera la pretensión de Torra de querellarse contra la JEC una “nueva jaimitada del delegado del prófugo que dirige los asuntos de Catalunya”

La candidata del PPC se alinea así con la postura del candidato de Ciudadanos a la presidencia del Gobierno, Albert Rivera, que ayer prometió que si gobierna España no habrá “ni un lazo amarillo” en Catalunya.

Para Álvarez de Toledo, es necesario garantizar que todo el territorio catalán sea “neutro, democrático” y esté “limpio de toda simbología ideológica en el peor sentido de la palabra ideológica, de buscar la expulsión, el arrinconamiento y el desprecio de la Constitución”.


Respecto a la querella que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció ayer que presentaría contra la Junta Electoral Central, Álvarez de Toledo la ha considerado una “nueva jaimitada del delegado del prófugo que dirige los asuntos de Catalunya”.

En opinión de la candidata del PPC, ese anuncio es “puro ruido y propaganda que no va a prosperar”, tras lo que ha emplazado a Torra a “rendir cuentas ante el Estado constitucional”.

fuente lavanguardia

El presidente asegura que “la independencia no se va a producir” y destaca que “una amplia mayoría de ciudadanos quieren pasar página”. Por Luis B Garcia



Al tiempo que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, comparecía ante los medios desde Bruselas, tras participar en el último consejo Europeo, dos operarios del Palau de la Generalitat colgaba una nueva pancarta en el balcón del Palau de la Generalitat que apela a la libertad de expresión, sin lazos de ningún tipo ni referencias a los políticos presos. De esta forma, Sánchez no ha podido valorar esta última acción pero sí ha querido transmitir el mensaje de que “la gente quiere pasar página” sobre todo lo que sucede con Catalunya y que “toda la polémica que está ocurriendo con los lazos amarillos demuestra que el problema en Catalunya es de convivencia”.


Sánchez ha destacado que “hay una parte de catalanes no menor, al menos la mitad, que no se considera llamado, ni atraído, ni significado con una simbología partidaria, vinculada con el independentismo”. Así, esto demuestra que “el problema en Catalunya no es la independencia” sino “la convivencia”, ha repetido.

Sánchez reivindica que las decisiones de la JEC “hay que acatarlas” porque “son como las normas en democracia”

El presidente ha reclamado neutralidad a la Generalitat porque las “instituciones públicas deben salvaguardar” esa neutralidad en periodo electoral, mientras Torra y su Govern “no lo están haciendo”. En este sentido, el jefe del Ejecutivo ha reivindicado la autoridad de la Junta Electoral Central (JEC) en este periodo porque “en época electoral”, sus decisiones “hay que acatarlas” porque “son como las normas en democracia”.


En cuanto a la intención del president del Govern de interponer una querella contra la JEC por prevaricación, tal y como ha anunciado en una nota tras retirar las pancartas con los lazos y el mensaje en favor de la libertad de los presos, Sánchez ha señalado que “tiene las opciones que considere y que no debo valorar”.

El presidente situa la cita electoral del 28 de abril como una “oportunidad” para “dar un paso al frente” y “apostar por las políticas”

Por último, sí ha dicho haber sido informado de que Fiscalía General del Estado ha dado instrucciones a la Fiscalía catalana pra que se querelle contre Torra, sobre lo que simplemente se ha señalado que “no tengo nada más que decir”, más allá de recordar que “la Fiscalía es independiente y actúa en consecuencia a los actos de Torra”.


Sánchez ha culminado su reflexión sobre esta polémica remarcando que “hay ua amplia mayoría de ciudadanos que quieren pasar página” con respecto a la crisis catalana, que “quieren hablar de convivencia y no de los problemas” porque “llevamos 10 años hablando de los problemas en Catalunya ¡10 años!”, ha exclamado.

En este sentido, ha situado la cita electoral del 28 de abril como una “oportunidad” para “dar un paso al frente” y “apostar por las políticas” y “por las instituciones”, porque por su parte va a “intentar siempre encontrar soluciones a una crisis de convivencia” que identifica en Catalunya. “La independencia no se va a producir, lo que nos importa es la convivencia”, ha zanjado.

fuente lavanguardia