Del ala catalanista del PSC, Meritxell Batet (Barcelona, 1973) se ha convertido en uno de los mejores argumentos que dispone Pedro Sánchez para dar muestras de su firme voluntad de diálogo