En Cataluña se han vivido situaciones sociales, políticas y económicas, buenas, malas y regulares. Y la actual, con toda su carga tensional, no es la peor de todas. Solo recordar las durísimas