Las novelas de Jim Thompson se caracterizaron por mostrar a criminales sin escrúpulos que eran capaces de cualquier cosa para que no los detuvieran. Sus historias repetían un mismo patrón: cuando iban