El Consejo de Transparencia confirmó esta semana que nunca existió un informe antiplagio en el Gobierno. Por Gregoria Caro-Víctor Ruiz de Almirón



La Moncloa sigue sin aclarar cómo se realizó y con qué medios, incluso si existen, los informes antiplagio a los que en un comunicado hacía referencia el pasado septiembre cuando decidió hacer pública la tesis doctoral del presidente del Gobierno tras las informaciones de ABC denunciando el plagio de la misma.

Este periódico publicó ayer que el Consejo de Transparencia y Buen Gobierno (CTBG) confirmó esta semana que en La Moncloa nunca existió un informe antiplagio. El CTBG respondió esta semana a una petición de información de EsDiario y aseguró que «no ha habido actuación pública en el proceso de verificación de la autenticidad de la tesis del presidente del Gobierno», así como que La Moncloa nunca encargó un informe antiplagio.

La ausencia de explicaciones solo deja lugar a dos caminos: o tal informe no existe o no se quiere dar a conocer. Es la segunda ocasión que el Gobierno, a través de la Vicesecretaría General de la Presidencia, reconoce que ese informe no se realizó de forma oficial: «Ni la Secretaría de Estado de Comunicación ni ningún otro órgano de la Presidencia del Gobierno han realizado el análisis, ni emitido informes o documentos en relación con el uso de las herramientas Turnitin y PlagSca». Ayer, fuentes de la Secretaría de Estado de Comunicación insistían en este punto, en que ese departamento redactó un comunicado el pasado 14 de septiembre que incorporaba los siguientes datos: «Tras el análisis de la tesis doctoral presentada por el presidente Pedro Sánchez en el año 2012, la evaluación de las herramientas Turnitin y PlagScan, determinan el contenido original de la tesis, superando ampliamente los estudios de coincidencias. En el caso del Turnitin ha obtenido un 13%. En PlagScan ha cifrado un 0,96%, cada uno con su metodología». Hay que recordar que una de estas compañías, PlagScan, ya realizó un análisis propio de las tesis de Sánchez y sus resultados disparaban hasta el 21 por ciento el porcentaje de coincidencias.


Desde La Moncloa ayer se insistía en la misma estrategia de no facilitar más información que despejase incógnitas. Y por supuesto ningún dato que pretendiese matizar la inapelable conclusión del CTBG: «El software utilizado no se ha costeado con dinero público y las comprobaciones de la autenticidad de su tesis no habían sido realizadas por la Secretaría de Estado de Comunicación ni por órgano alguno de la Presidencia». Aunque sí da pie a interpretar que la herramienta sí se utilizó de forma privada por parte de Sánchez. Nadie en Moncloa alcanzaba ayer a confirmar ese extremo. Nadie es capaz de explicar en el Gobierno cómo se emitió esa comunicación amparándose en unos informes de los que el Gobierno no se hace responsable.

Moncloa se parapeta así en la respuesta, más completa, que ya dio el pasado mes de diciembre la vicesecretaria general de la Presidencia del Gobierno, Hilda Jiménez Núñez, que en una respuesta a una solicitud de EsDiario en el Portal de Transparencia aseguró que «el análisis de la tesis doctoral de D. Pedro Sánchez Pérez Castejón, fue efectuada dentro de su ámbito privado y particular, por lo que, ni la Secretaría de Estado de Comunicación, ni ningún otro órgano de la Presidencia del Gobierno han realizado análisis, ni emitido informes o documentos en relación el uso de las herramientas Turnitin y PlagScan».

fuente abc.es