A sus 76 años, José Rodríguez pasea por Casariche sin mirar de reojo a ninguno de sus 5.566 vecinos. Nunca lo ha hecho. Y tira de refranero para resumir lo que