El puente del Alamillo de Sevilla llevaba sin inspeccionarse desde que se construyó hace 28 años

Sevilla
Lectura
Veintiocho años. Ese es el tiempo que llevaba el puente del Alamillo de Sevilla sin una inspección general que valorara su estado de conservación. Es decir, que desde que Santiago Calatrava levantara
este emblemático viaducto en Sevilla en 1991 para la Exposición Universal celebrada al año siguiente la Junta de Andalucía no había comprobado mantenimiento completo. La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio lo hizo por primera vez el año pasado y, este miércoles, la titular del ramo, Marifrán Carazo, dio cuenta de que se encuentra en un «excelente estado de salud» pese a que necesitará unas obras puntuales para sustituir elementos que se han corroído en estos años por el paso del tiempo. El jefe de la Red de Carreteras de la provincia de Sevilla, José Álvarez, ha explicado in situ en qué han consistido los trabajos de revisión del puente. «La vida útil de los tirantes que lo sostienen es de 50 años y ya había pasado más del 50% del tiempo sin que se revisaran», ha asegurado. Este informe, que ha supuesto un desembolso para la Consejería de medio millón de euros, se ha practicado teniendo en cuenta no sólo la cantidad de años que llevaba sin revisarse sino también porque los tirantes «estuvieron 15 años sin amortiguadores», desde su construcción hasta 2007, por lo que el sufrimiento provocado por la vibración y a los episodios de lluvia y viento obligaban a una revisión previa a los 30 años previstos en un principio. «Es un puente muy singular desde el punto de vista estructural -ha explicado José Álvarez- porque funciona equilibrando el peso del tablero y el del pilono, que mide 142 metros y que está inclinado un 32%». Dispone de 26 tirantes de hasta 300 metros de longitud, y cada uno tiene 60 cordones de acero de 1,5 centímetros de diámetro en su interior, recubiertos por una vaina para impedir que el agua penetre y se oxiden. Además de este envoltorio que debe estar impermeabilizado, están anclados tanto en la parte inferior -el tablero- como en el pilón. Para comprobar estos elementos, se ha introducido una videocámara de alta precisión con un escáner deslizándolos por cada tirante mediante un robot. Por otro lado, para revisar la vibración del viaducto, se ha hecho una prueba instalando un tablero en perpendicular con el tablero mientras pasaba un camión y, con un acelerómetro, comprobar el movimiento. Actuaciones que se realizarán El resultado ha sido que el puente del Alamillo se encuentra en un estado satisfactorio pero se deben acometer una serie de actuaciones de menor envergadura. Una de ellas será la sustitución de los guardapolvos de tela que cubren los anclajes de los tirantes con el tablero por otros de un material impermeable. Por su parte, se ha comprobado que el tirante 3 tiene en su parte superior una fisura en la vaina por la que se cuela el agua y hay que repararla mediante un equipo de expertos alpinistas. En los anclajes superiores hay que sustituir por su parte toda la tornillería ya que se encuentran corroídas por óxido. Por otro lado, el estado de los cordones de acero es «óptimo», así como la nivelación del tablero en sus dos apoyos. Estos trabajos, que se acometerán en los próximos meses, no tienen por qué requerir el cierre al tráfico del puente. Esta inspección con escáner ha permitido también la reproducción en 3D digital de todos los elementos de la infraestructura, que facilitarán futuros trabajos de conservación del puente como el supuesto de que se rompiera uno de los tirantes. Asimismo, se ha actualizado el plan de 1999 y, ahora, se recomienda una inspección rutinaria aleatoria cada cinco años y otra completa cada 25. «El puente es seguro» «Las estructuras como ésta tienen que tener oscilaciones y, en este caso, no hay dudas de que el puente es completamente seguro», ha indicado el jefe de Carreteras. Ahora, la Junta de Andalucía deberá destinar nuevas partidas para acometer esas obras de sustitución de elementos desgastados. La consejera apuntó a la «dejadez» del anterior Ejecutivo socialista a la hora de comprobar estas infraestructuras y ha recordado que hay dos puentes -uno en Granada y otro en Andújar- que han necesitado obras de emergencia debido a su mal estado de conservación por la falta de mantenimiento. La consejera pide una reunión con Ábalos La consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo, ha informado de que ha solicitado una reunión con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, para pedirle las cuestiones pendientes que tiene el Gobierno central con la ciudad. Entre ellas, los túneles de la SE-40. «Tiene que aclarar qué se va a hacer porque hasta ahora sólo ha dado unas pinceladas cada vez que ha tenido que venir a Sevilla, tiene que demostrar qué proyecto quiere y por qué está planteándose renunciar a una infraestructura fundamental para Sevilla, Cádiz y Huelva». Por otro lado, ha solicitado «transparencia» con los proyectos y ha avanzado que exigirá al Gobierno de España la conexión por cercanías entre el aeropuerto y Santa Justa, «que debe empezarse en esta legislatura sí o sí». Una obra que considera «absolutamente necesaria» como la ampliación de la red de cercanías en la provincia. Respecto del metro, no concretó cómo irá finalmente la línea 3 desde La Palmera hasta Bellavista, ya que como este periódico avanzó, se está planteando que vaya en superficie. «Queremos hacer un proyecto de la mano con el Ayuntamiento y que sea el mejor posible técnica, económica y socialmente», ha indicado.

FUENTE DIARIO ABC:

https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-puente-alamillo-sevilla-llevaba-sin-inspeccionarse-desde-construyo-hace-28-anos-202001221403_noticia.html