Tengo el privilegio de vivir frente a la mar. Todo son ventajas, pero por encima de todas está la de disfrutar de un contacto directo con la naturaleza. Y a uno le

Gloria, que vaya nombrecito para una tempestad así, ha arrasado la Comunidad Valenciana. De norte a sur, desde el litoral hasta las montañas. No ha respetado nada. Ha dejado inundaciones, pueblos incomunicados,