Arrimadas pide a Sánchez por carta una reunión a tres con Casado para ofrecerle una vía sin Podemos

España
Lectura
Ciudadanos (Cs) ha optado por jugar con las fichas blancas al ajedrez y ha sido el primero en mover en una jugada con la que busca una alternativa que aleje del Gobierno
a los «populistas». La portavoz liberal en el Congreso, Inés Arrimadas, ha enviado una carta esta mañana al presidente en funciones, Pedro Sánchez, solicitándole una reunión a tres bandas con ella y con el líder del PP, Pablo Casado. La idea es que la gobernabilidad de España no pase por las manos de nacionalistas e independentistas, formaciones con las que ya está negociando el PSOE para sumar respaldos a su preacuerdo con Unidas Podemos, y también que los de Pablo Iglesias no se sienten en el próximo Consejo de Ministros. Esta mañana se ha reunido por primera vez la Gestora de Cs, constituida el sábado, pero el partido ha anulado la comparecencia prevista de su portavoz, Melisa Rodríguez, y la ha sustituido por la de Arrimadas.
 
Con el foco en la investidura, y alejado del bronco Consejo General celebrado anteayer, la jerezana ha subrayado el «momento difícil» que vive España para justificar el movimiento. En una operación en la que Sánchez mirase hacia su derecha, los diez escaños de Cs son innecesarios. Los 120 del PSOE y los 89 del PP bastan de sobra para superar la mayoría absoluta —176 diputados—, pero fuentes parlamentarias de los liberales dan valor a que son ellos quienes están realizando la propuesta. Mientras el PSOE ha cerrado un preacuerdo con Podemos, tiene muy avanzado el reparto ministerial y negocia ya abiertamente con ERC para cosechar su apoyo; el PP se cierra en banda a salir de un «no» que ve reforzado precisamente por ese gobierno de coalición anunicado. Pero en Cs preocupa más que Sánchez rectifique que la actual posición del PP. Creen que la pelota está sobre el tejado del secretario general socialista y que es él quien debe dar el primer paso y virar hacia la moderación. Según fuentes del partido, Arrimadas está en contacto con miembros del PP a los que ha trasladado la posición de Cs.
 
Los liberales, por ahora, ven «normal» que los populares estén en el no y recuerdan que, con Podemos en el Ejecutivo, ellos tampoco se mueven de su negativa. «Compartimos el diagnóstico de Sánchez», ha afirmado Arrimadas en el Congreso de los Diputados, tras recordar sus palabras en campaña electoral, cuando dijo que ni él ni el «95 por ciento de españoles» podrían «dormir tranquilos» con los morados en la Moncloa. Al contrario de lo que sucedió después del 28 de abril, cuando Albert Rivera se autoproclamó líder de la oposición e incluso empujó a Sánchez a cerrar un pacto con Podemos y nacionalistas, esta vez Arrimadas sí está tratando desde el principio de atraer al jefe del Ejecutivo en funciones hacia el PP y Cs. Arrimadas ha recordado que Rivera hizo una propuesta de «desbloqueo» a una semana de que se cerrase el plazo para formar gobierno la anterior legislatura, pero desde su grupo parlamentario subrayan que hay una diferencia fundamental: ahora sí hay un acuerdo cerrado entre socialistas y «populistas» y el margen de maniobra es mucho menor. «La única buena noticia —ha defendido Arrimadas— es que hay una alternativa». Y esa opción que ofrece pasa por un gran acuerdo entre el PSOE, el PP, Cs y Navarra Suma; una amplia mayoría de 221 escaños «constitucionalistas y moderados» —ya se incluye a los socialismo como fuerza constitucionalista— que daría estabilidad a la legislatura y sumiría en la irrelevancia al nacionalismo y al independentismo.

FUENTE DIARIO ABC:

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS