Sánchez estudia impugnar el pacto de Vox, PP y Cs sobre partidos separatistas

España
Lectura

El Gobierno estudia impugnar ante el Tribunal Constitucional (TC) la iniciativa de Vox que propone ilegalizar los partidos independentistas que atentan contra la unidad de España y que fue aprobada este

jueves por la Asamblea de Madrid con los votos de PP y Ciudadanos (Cs), según ha confirmado el presidente en funciones, Pedro Sánchez, que ha considerado el texto una “deriva reaccionaria muy peligrosa”. El Consejo de Ministros ha abordado este asunto en la reunión de este viernes pero de momento no ha tomado una decisión, solo ha pedido un informe jurídico. Lo que sí ha hecho, en su última reunión antes de las elecciones, es lanzar un nuevo gesto político contra el intento del independentismo de continuar con el procés. El Gobierno ha decidido en una fecha tal señalada acudir al Constitucional para que anule otros dos acuerdos de la Mesa del Parlamento de Cataluña sobre una propuesta de la CUP a favor del derecho de autodeterminación, en el que, según la ministra portavoz del Ejecutivo en funciones, Isabel Celáa, se pone de manifiesto la "clara intención" de la Mesa de "continuar" con el proceso independentista.

PP, Cs y Vox unieron este jueves sus votos para aprobar en la Cámara autónoma madrileña una proposición no de ley del partido de extrema derecha instando al Gobierno de España a “la ilegalización inmediata” de los partidos separatistas “que atenten contra la unidad de la Nación”. La votación, sin carácter vinculante ni ejecutivo, por lo que carece de efectos prácticos, tiene un fuerte valor político y simbólico, porque implica que PP y Cs, que en el debate mostraron críticas a la iniciativa, no se animaron luego a votar contra ella y con su voto a favor permitieron que saliera, sumándose así a la línea dura de Vox.

 

En una entrevista en la cadena SER, Sánchez ha considerado que esta iniciativa es un ejemplo de que “la ultraderecha” está “arrastrando” a los partidos de Pablo Casado y Albert Rivera en este discurso “contrario a la Constitución y la Transición”. “Plantear la ilegalización de quienes no piensen como uno es una deriva reaccionaria muy peligrosa”, ha subrayado el líder socialista. Sánchez ha confirmado que el Ejecutivo va a estudiar este texto por si puede ser objeto de recurso, y ha advertido: “Estamos empezando a ser testigos de cosas preocupantes”.

Ha apuntado, en este sentido, que la ultraderecha “quiere cerrar canales privados, veta a periodistas, señala a los homosexuales diciendo que tienen una enfermedad” o habla de “denuncias falsas” en la violencia machista y de ilegalizar partidos. Todo eso, ha recalcado Sánchez, “tiene un nombre en la historia europea”, en referencia a los fascismos, palabra que, no obstante, el presidente ha evitado pronunciar.

Sánchez ha confirmado que el Gobierno estudiará este texto, y aunque ha admitido la “capacidad y autonomía” de los Parlamentos regionales a la hora de plantear determinadas cuestiones, ha insistido en que desde el punto de vista político esta iniciativa supone una deriva “muy preocupante” por parte del PP y de Ciudadanos. El presidente en funciones ha reiterado, como apuntó ya este jueves, que Vox es un “invento de José María Aznar para desestabilizar a Mariano Rajoy”, una “criatura que ellos mismos han creado” y que ahora “se les ha ido de las manos”.

Su compañero en el partido, el líder del socialismo catalán, Miquel Iceta, ha avisado: "No se puede intentar borrar del mapa a quien no piensa como tú". "Los problemas políticos tienen que tener soluciones políticas, no se pueden cerrar los ojos ante la realidad", ha defendido. Asimismo, Iceta ha considerado que la propuesta aprobada en la Asamblea de Madrid es "una cata" de lo que pasaría en España "si gana la derecha" las elecciones. El candidato de En Comú Podem al Congreso, Jaume Asens, ha señalado que, si se debate sobre la ilegalización de partidos, "habría que empezar por el PP" del que los tribunales "dijeron que funcionaba más como una organización criminal que como una formación".

La candidata de Junts per Catalunya, Laura Borràs, ha censurado este anuncio y ha tildado de “hipócrita” a Sánchez. Borràs ha considerado que el presidente “ahora parece que se horroriza porque partidos con los que se manifiesta quieren ilegalizar partidos independentistas”. Estas palabras aluden a la última concentración contra el procés en Barcelona, en la que participaron dirigentes del PSOE-PSC, Ciudadanos, PP y Vox.

De impugnar ante el Constitucional esta iniciativa sería la segunda vez que el Ejecutivo actúa contra una moción de un Parlamento autónomo después del recurso que planteó en octubre de 2018 contra la resolución del Parlament catalán en la que se rechazaba la posición del Rey sobre el desafío independentista y apostaba por la abolición de la Monarquía, y que finalmente fue anulada por el alto tribunal el pasado julio.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS