Marlaska defiende la actuación «proporcional» de la Policía ante los cientos de agentes heridos

España
Lectura
Aislado dentro de su Gobierno y ahora también desacreditado como interlocutor a cualquier nivel. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, un zombi político, trató ayer de tomar la iniciativa en un
intento de liderar la respuesta institucional ante la ola de violencia desatada en Cataluña, un intento desesperado para elevarse en una crisis que evapora su ya muy escaso prestigio. Tras reunirse con el vicepresidente Pere Aragonès y los principales alcaldes catalanes –a excepción de Ada Colau, que se descolgó–, Torra insistió en reclamar ayer al presidente, Pedro Sánchez, un encuentro «sin condiciones» para avanzar en una «situación política». Torra incluso llamó al jefe del Ejecutivo para hablar con él. Éste ni se le puso al teléfono. En su comparecencia anterior, y siguiendo la tónica de estos días, Torra no aludió prácticamente a los gravísimos disturbios de los últimos días ni apoyó a los cuerpos policiales, limitándose a hacer una muy genérica condena de la violencia que en el Gobierno se considera insuficiente. «Debe condenar rotundamente la violencia, cuestión que no ha hecho hasta el momento». De esta manera, respondía el Gobierno a la llamada que Torra realizó por la mañana a Sánchez. No llegó a haber conversación entre ambos según fuentes del Gobierno. Según añadieron a Efe fuentes de la Generalitat, desde Moncloa apuntaron que Sánchez dijo no poder ponerse por estar reunido y que a lo largo de la tarde se pondrían en contacto con Torra. A la desesperada, por la tarde Torra mandó una carta a Sánchez. «Usted no me tiene que dar lecciones a mí de condenar y luchar contra la violencia», aseguró el presidente catalán. «Se niega a establecer ningún tipo de diálogo», añadió Torra. Torra pidió un encuentro «sin condiciones» a Sánchez y menos contundencia de las UIP La tesis del Ejecutivo es que mientras Torra no reconozca «el trabajo de los cuerpos policiales y se solidarice con los policías heridos», el diálogo no es posible. En esta línea, recordaron que el Gobierno «siempre ha estado a favor de dialogar dentro de la ley», es decir con la premisa de «primero ley y luego diálogo», frase convertida ya en un eslogan electoral. Desde el Gobierno se apuntó que para que haya un diálogo efectivo entre Gobiernos, Torra debe «reconocer» primero a la otra parte de catalanes que no son independentistas. De hecho, la postura del Ejecutivo ya la había transmitido antes el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien tras reunirse en Barcelona con el consejero Miquel Buch y tras haber visitado a policías heridos durante los altercados de ayer, lamentó que no haya condena rotunda: «Nadie entiende que hablen y hablen y no se solidaricen con los agentes de las fuerzas policiales. Deben escoger el camino de las instituciones». Marlaska, por otra parte, y tras volver a alabar la «extraordinaria» colaboración entre Policía y Mossos, aseguró que las fuerzas policiales «no están desbordadas» pese al grado inédito de violencia al que se enfrentan. En este contexto, y respondiendo a una Generalitat que ayer reclamaba a la Policía Nacional «proporcionalidad» en sus acciones, Marlaska apuntó que las UIP actúan siempre bajo este criterio. Recordando los 300 policías heridos, remachó: «Las cifras son elocuentes, sí, hay proporcionalidad».

FUENTE DIARIO ABC:

https://www.abc.es/espana/abci-marlaska-defiende-actuacion-proporcional-policia-ante-cientos-agentes-heridos-201910200339_noticia.html

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS