El bloqueo político asfixia RTVE y pone en peligro la retransmisión de los Juegos Olímpicos

España
Lectura

La corporación RTVE vive desde hace un año en una situación de provisionalidad. La incapacidad del Parlamento para elegir un consejo de administración y consensuar un presidente culminó con el nombramiento,

a finales de julio de 2018, de la periodista Rosa María Mateo como administradora provisional única. La falta de un presupuesto ajustado a las necesidades ha llevado a la televisión pública a cerrar la temporada con la peor audiencia de su historia, no tienen dinero para comprar los Juegos Olímpicos y prevé terminar el ejercicio con déficit.

El grupo audiovisual público está al límite. La asfixia económica, derivada del bloqueo político, repercute en su parrilla. TVE no ha podido adquirir los derechos de retransmisión de los Juegos de Tokio 2020, apenas tiene contenidos de ficción o programas entretenimiento en la nevera y los informativos han sufrido tal sobrecarga esta temporada que en agosto dejará de emitir el telediario de La 2 por falta de personal. “Esperamos que haya pronto un Gobierno y en el próximo presupuesto se incluyan entre 50 y 60 millones adicionales para poder comprar los JJ OO”, explica un alto directivo de la corporación. “Los hemos tenido siempre. Para TVE son un símbolo”. Todas las cadenas públicas de la UE, salvo las de Bélgica y España, han adquirido ya los derechos a Discovery Communications. “Necesitamos negociar una subvención extraordinaria con el Gobierno”, reclama la corporación.

El Ejecutivo de Pedro Sánchez había previsto “dos o tres meses” de interinidad, a la espera de la elección de un presidente de RTVE por concurso público. Los plazos se han ido dilatando y el proceso está varado. Algunos partidos, que aceptaron a regañadientes el modelo, ven una ocasión óptima para tumbarlo. Mientras tanto, la corporación sobrevive en una situación precaria. “Estamos gestionando lo mejor posible. Esperamos tiempos mejores para poder acudir a una ventanilla en la que entiendan el problema que tenemos”, añaden fuentes de la dirección.

En esta etapa, RTVE ha avanzado en igualdad —la brecha salarial se ha reducido—, se han unido voces más plurales a las tertulias y se ha experimentado en desarrollos digitales, pero la compañía se ve “encorsetada” por una legislación que regula las empresas públicas, pero que no tiene en cuenta las peculiaridades de la televisión.

Un polémico concurso público varado

Por primera vez, el proceso de renovación del consejo de administración de RTVE apostó por una fórmula novedosa: un concurso público. Este mecanismo se puso en marcha hace un año. Del centenar de candidatos que concurrieron, un comité de expertos designado por los grupos parlamentarios evaluó currículos y proyectos. En diciembre remitió una lista con 20 aprobados. De estos, seis debían ser elegidos por el Congreso y cuatro por el Senado tras su paso por la Comisión de Nombramientos. De los 10 consejeros que superaran este examen de idoneidad, uno de ellos ocuparía el cargo de presidente de la corporación.

Desde que se dieron a conocer los nombres, se han presentado alrededor de 30 recursos. Algunos corresponden a aspirantes seleccionados y otros proceden de candidatos excluidos. Todos discrepan de las puntuaciones realizadas por los expertos.

El adelanto de las elecciones generales del 28 de abril ha dejado este proceso varado. Y entre los partidos cunde la impresión de que el concurso público podría ser desterrado para recuperar la fórmula tradicional: la designación de los miembros del consejo de RTVE por el Congreso y el Senado a propuesta de los grupos en función de su representación. En este caso habría que cambiar otra vez la ley.

Contenidos. “No tenemos nevera. Si un producto no funciona, no hay reserva. Se sigue emitiendo aunque no cale. Y eso repercute en los resultados”. Este es el gran reto al que se ha enfrentado TVE esta temporada, según sus responsables. “Los contenidos hay que amortizarlos. No hay con qué reponer los fracasos. A veces es una tortura mantenerlos en antena, porque el público se va. De ficción vamos muy ajustaditos, incluso apurados para dar dos series a la semana”, añaden. Para intentar salir de este círculo, la cadena ha optado por explorar el campo de la coproducción en dos ámbitos: la UE y Latinoamérica. La serie Inés del alma mía, basada en la novela homónima de Isabel Allende y coproducida con Chilevisión, es un ejemplo para abaratar costes. “Las grandes plataformas son potenciales aliados siempre y cuando no te coman y se adueñen de la distribución”, advierte TVE.

Informativos. Tras la llegada de Mateo a Prado de Rey, una de las primeras medidas fue la renovación de los informativos. El nuevo equipo se propuso hace un año recuperar la credibilidad. En la anterior etapa de gestión los telediarios estaban “muy pegados al Gobierno” y acumulaban “denuncias internas de manipulación”, señala la dirección. El primer paso fue una reestructuración a fondo, con el relevo de editores y presentadores. El objetivo era una información “plural, veraz y en la que se reconozcan todos”. Por primera vez, TVE organizó un debate con los candidatos a la presidencia del Gobierno y dedicó abundantes recursos, económicos y humanos, a la cobertura de las sucesivas citas electorales. Esta elevada “carga informativa” se ha dejado sentir en la plantilla, especialmente entre el personal de medios técnicos, que no ha podido librar en tiempo y forma. Hacienda aprobó la contratación temporal de trabajadores para atender la sobrecarga derivada de los procesos electores. Pero esos contratos han vencido. TVE ha reestructurado la oferta de actualidad y ha decidido suprimir temporalmente —en principio durante seis semanas— la emisión de La 2 Noticias por falta de personal. En los últimos 11 años este espacio no había desaparecido en agosto. La cadena insiste en que la plantilla está “muy justa” y que el testigo informativo en verano lo toma el Canal 24 Horas.

Financiación.RTVE dispone en 2019 del mismo presupuesto que en 2017 y 2018. Se ha ido prorrogando sin tener en cuenta cambios importantes, como la menor deducción del IVA (que implica ingresar a Hacienda unos 30 millones adicionales) y el incremento salarial (por encima del 2%) en una plantilla con 6.500 trabajadores que absorbe en torno al 40% del presupuesto. Mateo contaba con 1.032 millones. Sin embargo, se prorrogó el presupuesto del año anterior (1.001 millones). RTVE se coloca ya en el peor escenario y calcula que terminará el ejercicio con déficit “si no hay oportunidad de recabar subvenciones complementarias”. Los números rojos volverán pese a “los ajustes y la política de ahorro” en la gestión y un aumento de los ingresos comerciales y patrocinio. “Hemos procurado no tocar la programación, que es el núcleo del negocio”, explica la compañía. Para empeorar la situación, las tasas de los operadores privados para financiar RTVE han bajado. El grupo estatal ha planteado que la nueva ley audiovisual extienda esta obligación a Netflix, HBO, Amazon y otros operadores de Internet.

Audiencias. TVE ha terminado la temporada con la audiencia más baja de su historia (9,7% de cuota de pantalla) pese que se apunta 18 de los 20 programas más vistos, con el fútbol, el debate electoral y Eurovisión como grandes bazas. El resultado de los informativos, su seña de identidad, no ha sido especialmente fructífero. Los telediarios (sumada la audiencia de La 1 y del Canal 24 Horas) han cerrado con una media de 1.816.000 espectadores y una cuota de pantalla del 13,1%, por detrás de Antena 3 (líder con 2.067.000 y 15,4%) y de Telecinco (1.961.000 y 14,5%). “Cuando hay un cambio de dirección, siempre baja la audiencia de los telediarios. Una parte del público, muy ideologizado, se da de baja de golpe”, sostiene TVE, que además subraya cómo las cadenas privadas tienen “muy protegidos” los noticieros, con concursos que dejan la audiencia en alto. En general, esta temporada La 1 ha ganado audiencia joven, hasta los 24 años, y ha perdido entre los de 65, su público más fiel.

Contratos. Para recuperar posición en el sector y ampliar su cartera de cine, TVE ha suscrito contratos con las majors de Hollywood (Universal, Warner, Sony). La corporación defiende contratos como el del exministro de Cultura Màxim Huerta, al frente del programa A partir de hoy. Su remuneración (46.800 euros por dos meses) está “en una franja de normalidad respeto a otras figuras televisivas” e incluso “por debajo del mercado”, dice la empresa. TVE canceló contratos y retiró de la parrilla programas como Hora punta, pilotado por Javier Cárdenas, por entender que no encajaba en una televisión pública.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS