Almonte, el feudo del PSOE: socialismo costumbrista

España
Lectura

«¡Eugenia, que me dice este chico periodista que si somos socialistas! Pues eso parece porque aquí siempre salen los mismos y mira que llevamos elecciones ya... Eso sí, luego nos quejamos

de que no hacen nada por nosotros, pero les seguimos votando».

«¿Yo socialista?... pues sí “muhé”, la verdad, pero más de Pedro Sánchez, que es muy guapo, no como el coletas que no me gusta ná, tu eres más del Rivera, ¿a que sí?».

«Claro, Toñi, es que ese sí que está bien, ¿o no Paquí?».

Sale del portal la tercera vecina, Paqui, y, mientras se afanan en limpiar la fachada de un casa baja del centro de Almonte (Huelva), continúan la charla y eso que de primeras decían ser de aquellas que «ni saben ni les interesa la materia».

«Yo lo que te digo es que el Sánchez va de listo, apunta Paqui».

«Y tanto –añade Toñi– que bien la ha liado con la de lo de Franco, que dejen a nuestros muertos en paz, ahí andan mareando con el dinero que bien podrían utilizarlo para otra cosa».

«Que no es cuestión de dinero chiquilla, que es por dignidad, sentencia María Eugenia. Que estos son los que hacen cosas buenas para los que somos trabajadoras como nosotras...». Las dos compañeras ponen cara de desacuerdo y siguen su labor.

En este feudo histórico de los socialistas, que en las pasadas elecciones alcanzó el 45,65% de los votos, casi el doble del resultado a nivel nacional donde el PSOE se quedó en el 22,6%, las opiniones parecen variadas, pero a la hora de depositar el voto, el partido ahora en manos de Pedro Sánchez siempre arrasa y en las elecciones generales suele duplicar, como mínimo, el dato nacional.

Andalucía es terreno abonado para los socialistas desde que Felipe González conquistó el corazón sureño y en este pueblo onubense de 24.000 habitantes situado poco más de media hora de Sevilla lo tiene claro: esta vez también apostarán por la izquierda centrista. Diego Leal se emociona todavía cuando habla de la primera vez que votó, por supuesto a González. «Era 1977, yo tenía 18 años y había ido a mítines de Felipe. Me quedé alucinado. Cómo hablaba ese hombre, era un animal, como nos ayudó a los que menos teníamos, sin duda él ha sido el mejor político de nuestro país. Yo siempre le voté y cuando ganó en el 82 fue una alegría tremenda. Luego vinieron otros como Zapatero o Sánchez, que bueno, no están mal, pero no son lo que él», remarca este carnicero por el que sigue fluyendo sangre «progre». «En Almonte, la gente siempre a votado mayormente al PSOE porque aquí todos somos unos currantes y es el único partido que ayuda a los pobres. Yo me siento socialista y aunque haya habido casos de corrupción, ¿qué partido no los tiene?», recalca mientras despacha unos filetes de pollo y unas hamburguesas. «Te he cobrado lo mismo por el pollo, pero la ternera un poco más cara, que la vida sube sin parar», le dice a la mujer que despacha. Leal atribuye el éxito de este partido no solo en su pueblo sino en toda a Andalucía a que les ha ido bien con ellos y a que sus líderes siempre han sido cercanos al pueblo. «Pedro lo es y Susana también. Bien es cierto que ninguno tiene el carisma de Felipe, pero es que eso es imposible», remata este incondicional «felipista».

Es tiempo de recogida de la fresa y los temporeros comienzan a bajarse de los vehículos que les trasladan del campo al centro del pueblo. Dos vecinos les observan desde el Kiosco de la Plaza de la Virgen del Rocío. «Luego dicen que en Andalucía no hay trabajo, lo que ocurre es que aquí hay quienes no quieren mancharse las manos, mira la cantidad de gente de fuera que viene, luego dicen que los socialistas no dan trabajo, lo dan pero hay muchos que no quieren cogerlo», argumenta el propietario del negocio de prensa.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS