El PSOE se convierte en un ‘atrapalotodo’ de votos

España
Lectura
  •   Lejos de la prudencia a la que apelan sus asesores más cercanos, que dibujan un escenario muy volátil el 28 de abril por la masa de más de un 40% de indecisos, Pedro Sánchez no solo da por segura su victoria, sino que está convencido de que será holgada.

No depender de los independentistas es el escenario con el que sueñan desde hace meses en el Gobierno y en el PSOE. La opción de sumar con Unidas Podemos y el PNV ya no es una hipótesis sin más de las tantas que surgen en el comité de estrategia de los socialistas.

"Lo tenemos muy cerca", subrayó el presidente en su segunda jornada en las Canarias. Un mensaje que rompe con la estrategia seguida hasta ahora, aunque vaya a continuar alertando del "riesgo" de que sumen PP, Ciudadanos y Vox. Una de las grandes ventajas con que cuenta el PSOE es que tiene un voto fronterizo que le está permitiendo crecer a costa de Unidas Podemos. También con Ciudadanos, en cuyo público ha logrado entrar en las últimas semanas, señalan en el Gobierno. Incluso se estarían captando votos del PP, entre sus votantes de más edad.

Memoria Histórica el 14 de abril

Las Juventudes Socialistas han reivindicado este domingo la Ley de Memoria Histórica como un “gran avance en la búsqueda de la verdad y la justicia” con motivo del 14 de Abril. El PSOE no se ha volcado en el 88º aniversario de la proclamación de la II República. En el mitin de Pedro Sánchez en Canarias solo se vio una bandera con los colores rojo, amarillo y morado entre el público, en las filas de atrás.

Omar Anguita, secretario general de las Juventudes, ha destacado de la ley aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha vuelto a dotar de presupuesto –el de Mariano Rajoy se lo quitó y suprimió la Oficina de Ayuda a las Víctimas de la Guerra Civil y la dictadura – que supone “un gran avance en la búsqueda de la verdad y la justicia” para quienes piden enterrar a sus seres queridos con dignidad. “No es abrir heridas, es construir una España mejor entre todas y todos, sin mirar hacia nuestro pasado con vergüenza”.

Cada vez son más en el Ejecutivo y en la dirección del PSOE quienes creen que "librarse" de la necesidad de los apoyos de PDeCAT y ERC no es una utopía. Que se puede hacer realidad y está a su alcance. La estimación de 135 escaños socialistas, 35 de Pablo Iglesias y sus confluencias y la parte restante que aportarían los nacionalistas vascos, que nada más anunciarse el adelanto electoral había quienes hacían en el círculo de mayor confianza de Sánchez, ya no resultan una quimera. "Para ganar hay que votar. Pido una gran victoria para una gran mayoría parlamentaria. España necesita un gobierno que dependa de su propia fuerza parlamentaria", ha trasladado el presidente en Las Palmas ante más de 2.000 seguidores.

Para conseguirlo Sánchez deberá ser capaz de lograr una movilización "extraordinaria" y atraer un voto heterogéneo con intereses muy variados. A todos ellos, y que se pueden dividir en cinco públicos potenciales -jóvenes, mujeres, mayores y los inquietos por el mundo rural y la confrontación territorial- se dirige el candidato socialista. La manera de hacerlo es lanzando mensajes muy concretos en una especie de microcampañas dentro de sus mítines. "El PSOE está claramente en un rollo atrapalotodo", explica Pablo Simón. El profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Carlos III de Madrid y editor de Politikon destaca cómo Sánchez "no se cierra puertas a ningún segmento según demuestran sus intentos de diversificar sus esfuerzos". Los últimos barómetros del CIS sitúan al PSOE como la fuerza preferida en todas las franjas de edad.

Ante la oportunidad que sus gurús pronostican, la voracidad del candidato socialista no tiene límites. Y va más allá del público tradicional del PSOE. Razón por la que sus mítines desde la precampaña duren como mínimo una hora y media. Los mensajes son múltiples: la subida del salario mínimo, la ampliación progresiva de los permisos de paternidad, que ya son de ocho semanas, y las políticas de vivienda orientadas a los jóvenes; el refuerzo de las políticas contra la violencia de género y apuesta por la igualdad entre hombres y mujeres, con especial énfasis en las condiciones laborales; la lucha contra el cambio climático y la apuesta por un modelo productivo sostenible, como reclaman las generaciones impulsoras de los Viernes para el Futuro; las pensiones y los subsidios de desempleo, medida recuperada para los mayores de 52 años; o la despoblación del interior peninsular, que según Sánchez es "la mayor crisis territorial" que afronta España.

Todo ese público, con intereses tan diferentes, sí coincide en algo, señalan los responsables de la estrategia del PSOE: el miedo a la influencia que pueda tener Vox en una coalición como la de PP y Ciudadanos propuesta por Albert Rivera. "La derecha está crispando y radicalizando el discurso. PP y Ciudadanos, en lugar de contraargumentar las propuestas de la ultraderecha las abrazan sin rubor. ¿Desde cuándo en nuestro país se habla de muros en Marruecos, de privatizar el sistema público de pensiones o eliminar el salario mínimo?", remarca Sánchez.

En este escenario el candidato del PSOE pide el voto de quienes nunca han votado a los socialistas en los 40 años transcurridos de democracia. Incluso se atreve a hacerlo consciente del dilema que supone para muchos votantes: "No es mi candidato preferido pero visto lo visto y escuchado lo escuchado el único partido cabal y moderado es el PSOE", se dirigió a todos ellos. Porque, como reconocen distintos presidentes autonómicos y líderes territoriales socialistas, "cada voto contará". De cada uno de ellos depende que Sánchez vuelva a presidir el Gobierno. Su intención es que sea monocolor, como hasta ahora. Esto es, sin Podemos, su socio más leal los últimos diez meses, dentro del Ejecutivo. Pero esa es otra historia.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS