Aparece el fantasma del falso testimonio

España
Lectura

De la plaza de la Villa de París a la estación de Atocha hay un paseo de apenas 20 minutos. El martes por la tarde, cuando en el Salón de Plenos

cundió la sensación de que Enric Vidal le había estado contando una milonga al tribunal, al diseñador gráfico ya le había dado tiempo de montarse en un AVE con destino a Barcelona e incluso de pedirse una tila en la cafetería. Enrique Mary, el testigo que declaró a continuación, había dejado claro que aquella relación naíf entre Vidal y “un tal Toni” no había sido tal, y lo que parecía esconderse detrás era una astuta operación de la Generalitat para imprimir la cartelería y las papeletas del referéndum del 1 de octubre sin que la huella del dinero público pudiese conducir a los investigadores a probar el delito de malversación. El miércoles por la mañana, en cambio, Jaume Mestre no tiene tanta suerte.

–Esta campaña, a la vista de la emisión de las facturas, ¿era de pago?

–No puedo…, no lo sé.

El fiscal Jaime Moreno lleva más de media hora interrogando a Mestre, quien como responsable de Difusión Institucional de la Generalitat planeó y encargó las campañas publicitarias previas al referéndum ilegal. Su declaración parece prima hermana de las que ya prestaron días pasados otros profesionales o empresarios. Valgan los ejemplos del publicista Ferran Burriel, de la diseñadora gráfica Teresa Guix –a la que el juez Manuel Marchena llamó la atención por su sospechosa desmemoria tras decir cuatro veces consecutivas “no recuerdo”– o del propio Enric Vidal, quien con gran desahogo pretendió que el personal se creyera que un desconocido llamado Toni fue capaz de poner en marcha una gran maquinaria de imprimir carteles y papeletas sin soltar un euro. Así están las cosas –el fiscal Jaime Moreno preguntando y el tal Jaume Mestre respondiendo unas veces no lo sé y otras no me acuerdo–, cuando el juez Manuel Marchena interrumpe el interrogatorio y, con el Código Penal en la mano, la mirada en el testigo y el tono grave, advierte:

—Mire, señor Mestre, sea usted libre a la hora de formular sus respuestas, pero acuérdese de que el delito de falso testimonio, como dispone el artículo 460 del Código Penal, no solo lo comete quien no dice la verdad, sino quien la altera sustancialmente con inexactitudes o respuestas evasivas. Y es evidente que hay algunas preguntas que usted está eludiendo.

El interrogatorio se reanuda, y aunque parece que el testigo hace un amago de recuperar la memoria, enseguida vuelve a las andadas, de tal forma que el fiscal Moreno pide al tribunal que envíe las declaraciones al juzgado de guardia para que valore un posible delito de falso testimonio. Pero, ¿qué acaba de pasar para que Marchena, que no fue más allá de una llamada de atención a otros testigos que también respondían con evasivas, haya amenazado a Mestre con acusarlo de falso testimonio? Un detalle, solo un detalle. Apenas una declaración perdida entre los miles de folios del sumario.

El fiscal le ha preguntado a Mestre si pidió ayuda a la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA) —el ente público que gestiona TV-3 y Catalunya Ràdio, para difundir el anuncio de las vías del tren que pedía el voto en el referéndum. Y cuando el alto cargo de la Generalitat dice que no, el presidente del Tribunal, que ya ha demostrado durante el juicio que se ha estudiado en profundidad el sumario instruido por el juez Pablo Llarena, parece recordar una declaración prestada el pasado verano por la presidenta de la Corporación, Núria Llorach. El periodista de la SER Alberto Pozas, que sigue el juicio desde la Biblioteca del Tribunal Supremo, solo necesita unos segundos para localizar la grabación en su archivo sonoro. El 26 de julio de 2018, en presencia del juez Llarena, uno de los abogados de Oriol Junqueras pregunta a Núria Llorach:

—Qué persona le envió esa campaña.

—El señor Mestre.

—¿Sabe usted de qué departamento era el señor Mestre?

—Sí, de la dirección de difusión del departamento de presidencia de la Generalitat de Cataluña.

Los abogados de la defensa no ganan para disgustos. Durante los últimos días va quedando claro que, mientras los capitanes de la secesión hablaban de democracia y libertad en elegantes escenarios y grandes avenidas, su leal infantería era abocada a construir un entramado de corruptelas y clandestinidad que ahora trata de disimular en las fronteras del falso testimonio.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS