Dijo James Joyce (y tradujo Tono Masoliver Ródenas): “No podemos cambiar de país, cambiemos de tema”. En la noche en que se decidía la investidura del presidente Sánchez, el malhumor del