El ala moderada del partido rechaza ceder la batuta a la Crida y a Puigdemont en la confección de las listas


 

 

 

 

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha afirmado este sábado que Carles Puigdemont “no puede ni debe decidir solo” la lista que el PDeCAT y el espacio que representan JxCat y la Crida Nacional per la República buscan acordar para las elecciones generales del 28 de abril.

Las conversaciones para configurar una candidatura conjunta al estilo de la de JxCat en el Parlament -con predominio de perfiles independientes, ahora integrados en la Crida, y presencia también del PDeCAT- han elevado la tensión en las filas demócratas.

Las conversaciones para configurar una candidatura conjunta al estilo de la de JxCat han elevado la tensión en las filas demócratas


El ala moderada del partido rechaza ceder la batuta a la Crida y a Puigdemont en la confección de las listas y apuesta por acudir a Madrid con ánimo de “hacer política”, y no de bloquear las Cortes.

En declaraciones a RAC1, Mas, que está participando en estas conversaciones, ha puntualizado que las listas no las decidirá Puigdemont, aunque “tendrá su palabra” a la hora de acordarlas.

“Tampoco las decidía yo en su momento”, ha recordado Mas, expresidente de Convergència, antes de añadir: “Ahora Carles Puigdemont no puede decidir la lista solo, ni debe hacerlo, porque el criterio de una persona no siempre es el mejor”.


Según Mas, “estas decisiones hay que agruparlas dentro de las sensibilidades” del partido y no pueden ser individuales.

Mas, que no se ha adherido de momento a la Crida, ha reconocido que en el PDeCAT “hay un debate interno”, puesto que “hay personas que querrían recuperar lo que era la mejor Convergència”.

“Es cierto que hay personas que necesitan identificar algo que se parezca a aquello para tener un referente político y electoral cómodo”, ha añadido Mas, que ha asegurado que “hoy por hoy” no tiene “ganas” de volver a la primera línea de la política, si bien no lo ha descartado porque, en todo caso, tiene un año para pensárselo, hasta que termine su inhabilitación por el 9N.


Mas se ha desmarcado de la estrategia seguida por el Govern de Quim Torra frente al Ejecutivo de Pedro Sánchez

Mas también se ha desmarcado de la estrategia seguida por el Govern de Quim Torra frente al Ejecutivo de Pedro Sánchez: “Yo habría hecho un plan para estabilizar la mayoría en España de PSOE y Podemos”, ha remarcado, aunque ha evitado censurar el rechazo de su partido a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

“Yo no habría querido de ningún modo arriesgarme a una mayoría de socialistas y Ciudadanos, que será peor que una mayoría de socialistas y Podemos, y no me habría querido arriesgar para nada a que el tripartito andaluz, con la ultraderecha, esté en el puesto de mando de la política española”, ha reflexionado, para justificar su apuesta por “estabilizar” una mayoría de PSOE y Podemos en España.

Mas ha admitido que PSOE y Podemos “no traerán la solución rápida y definitiva” al conflicto político en Catalunya, “pero mientras yo no tenga la fuerza para desconectar legalmente del Estado español y la independencia de Cataluña no sea un hecho, yo he de procurar defender nuestra posición”, con una mayoría en España que no provoque “el mismo nivel de agresión que los otros”.


También ha comentado que, si estuviese en el lugar de Torra, no convocaría elecciones al Parlament para este año.

Por otra parte, ha tildado de “numerito de cobardes” el viaje a Waterloo de la líder de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, ya que quiere lanzar un mensaje a Puigdemont “de cara a las cámaras” pero sin “decírselo a la cara”.

fuente lavanguardia

Confusión comunicativa entre la portavoz y la vicepresidencia del Gobierno sobre si procede difundir la carta del Vaticano. Por Víctor Ruiz de Almirón


 

 

 

Confusión en el Gobierno a cuenta de la exhumación de los restos de Franco. «Si el Gobierno tiene tiempo procederá a hacer lo que fue su intención desde el principio». Pero el tiempo empieza a agotarse. Se acercan las elecciones y la respuesta de la portavoz, Isabel Celaá, denota que no hay garantías de que Pedro Sánchez pueda cumplir con una de sus grandes promesas.

La portavoz no aclaró en ningún momento a qué plazo se refería cuando habló de proceder «en el tiempo razonable que le queda a este Gobierno para acabar». No aclaró si el Ejecutivo procedería durante la campaña electoral o tras las elecciones estando en funciones.

Tampoco expresó de forma nítida cuál es la posición del Gobierno ante el recurso al Tribunal Supremo que presentará la familia solicitando medidas cautelares. « Corresponde dictaminar al Supremo», dijo simplemente Celaá.

Si la Justicia no acepta las medidas cautelares para paralizar el proceso el Gobierno actuará rápidamente. Queda la duda de qué harían si no acepta las cautelares pero admite a trámite el recurso para expresarse sobre el fondo de la cuestión. Aunque en Moncloa entienden que o no se admite a trámite el recurso o se hará con las cautelares. Lo que paralizaría el proceso.


Celaá se ha esforzado por trasladar que por parte del Gobierno ya está todo hecho. «El Gobierno ha cumplido. Ha llevado todo el procedimiento administrativo y ha llegado al final». Un periodo, ha reconocido, «más largo de lo que el Gobierno estimó al principio». Y que ahora puede alargarse porque «estamos siguiendo las últimas garantías». El plazo dado a la familia para que se manifieste sobre un lugar para la inhumación expira el 12 de marzo. A partir de ese día el Gobierno podría proceder si el Supremo no ha paralizado el proceso.

Celaá ha manifestado que el poder ejecutivo «tiene facultad» para intervenir en el Valle de los Caídos pese a la oposición del prior, pero tampoco se aclara cómo se procedería. Y en cualquier caso se muestra preocupación por el papel de la Iglesia. Hoy el Gobierno ha advertido de que «si se sometiera a los deseos del prior tendría un daño reputacional».

El caos comunicativo ha sido protagonista del tema. La vicepresidencia del Gobierno, que pilota este tema, filtró a algunos medios esta semana un extracto de una carta del Vaticano que manifiesta la no oposición de la Santa Sede a la exhumación. Algo que no es novedad. Pero transmitiendo únicamente ese extracto el Gobierno trataba de presionar al prior del Valle para que dejara de ser un obstáculo. Pero se negaban a difundir entera la carta. Pero ésta ha sido revelada hoy por «El Independiente» demostrando que si bien es cierto que el Vaticano no se opone también muestra su decisión de no involucrarse en una cuestión que, recuerda, deberá resolver el Supremo.

Pese a esa revelación desde la vicepresidencia del Gobierno se aseguraba que «se facilita el párrafo que deja claro que el Vaticano no se opone a la exhumación como había dicho la vicepresidenta desde el principio y algunos ponían en duda. No pasamos cartas completas». Pero escasos minutos después Celaá aseguraba que «no creo que tengamos ningún problema en difundirla». Pero trataba de corregirse a sí misma: «Es que no lo sé. No sabemos si en la carta hay algo personal. Intentaré informar para responder».

fuente abc.es