Cada noche un grupo de entre 75 y 100 activistas independentistas, principalmente jubilados, se congrega en los márgenes de la avenida Meridiana de Barcelona y corta el tráfico durante dos horas. Puntuales