El auge de los teléfonos inteligentes ha cambiado las reglas del juego en el mundo de las compras. Si la llegada de internet supuso el pistoletazo de salida para el «e-commerce», los