Por pretendientes que no quede. Y es que a la Bolsa española le salen novios por doquier. Y desde hace años, si bien lo mismo no tiene las mismas ganas que ellos