Encaramos ya el final del ejercicio 2018 con políticas monetarias absolutamente divergentes a ambos lados del Atlántico. Mientras en EE.UU. van ya ocho subidas de tipos de interés (de un cuarto de