Las decisiones anunciadas por el BCE han supuesto un nuevo jarro de agua fría para los bancos europeos y españoles, y así lo han recogido las valoraciones bursátiles, con pérdidas iniciales