El Gabinete acordó en las negociaciones más deducciones y una nueva base imponible para conformar a la central obrera y a los gremios del transporte.Po Mariano Martín

 

 

Un mínimo no imponible de 38 mil pesos para los trabajadores con carga de familia y la posibilidad de eximir del pago de Ganancias el aguinaldo, los viáticos y algunos adicionales por horas extras. Ese será el corazón de la propuesta que debatirán hoy el Gobierno y la CGT en la jornada clave para definir un proyecto de ley consensuado de reforma del impuesto para ser debatido esta misma semana. En el Ejecutivo, donde dan por sentados estos cambios, descartaron de plano otras alternativas como la exención del proporcional del gravamen por pago de alquileres y la implantación de impuestos a la minería o a la renta financiera para compensar las pérdidas recaudatorias. 

 

La iniciativa, en esos términos, apunta a satisfacer a dos grupos en teoría concurrentes pero que en la práctica manifestaron diferencias en sus reclamos: la CGT, con la que el Gabinete tendrá desde las 11 un encuentro formal destinado a pulir un proyecto de ley, y la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), que si bien reporta a la central obrera hoy paralizará los servicios públicos de pasajeros (ver página 5) para exigir prerrogativas puntuales para el sector. En el Gobierno admitieron que todas las concesiones fueron ideadas para mantener una relativa paz con el sindicalismo peronista.

 

Anoche en el Ejecutivo le enumeraron a este diario los ítems principales del proyecto, que incorpora varios de los reclamos de la CGT y de la CATT y que en la puerta de entrada al impuesto se acerca a la propuesta que había elaborado inicialmente el Frente Renovador de Sergio Massa. Así, el sueldo mínimo a partir del cual comenzarán a operar las escalas del tributo oscilará los 38 mil pesos en bruto para un asalariado con familia tipo, de dos hijos a cargo. El equipo económico estiró así su idea original de fijar en 34 mil pesos el mínimo no imponible.

 

En este rubro se dispararon las diferencias entre la CGT y la CATT. La central obrera presionó para elevar el mínimo de modo tal de evitar el debut como contribuyentes de los afiliados de los sindicatos más numerosos y con sueldos relativamente bajos, como Comercio, Sanidad y UOCRA (albañiles). Esa concesión hizo que el Gobierno desechara la fijación de escalas con mucha menor presión tributaria (en la actualidad, el primer nivel paga 9% y se evaluaba reducirlo a 2%) y, en consecuencia, perjudicará a los asalariados ya comprendidos en el gravamen, como el caso de los trabajadores del transporte. Así, anoche en el borrador oficial se manejaba una escala de arranque en torno del 5 por ciento, y mantener en 35% el tope de percepción en el nivel superior.

 

Con esa decisión, lo que aparecía como un principio de acuerdo con la CATT viró al lanzamiento de las medidas de fuerza organizadas para hoy por entender que el transporte saldría mal parado con los cambios. En esa instancia el Ejecutivo puso en juego otra concesión que deberá confirmar hoy: las deducciones en rubros como viáticos y parcialmente las horas extras, de gran incidencia en el transporte. Los funcionarios explicaron anoche que sólo se eximirán de Ganancias las horas extras trabajadas en fines de semanas o feriados por un doble motivo: hacerlo sobre todos esos adicionales desalentaría la toma de personal nuevo, y además se cree que empleadores y trabajadores acordarían reconvertir el grueso del sueldo en ese adicional para evitar Ganancias.

 

El aguinaldo, en tanto, se confirmó que quedará exento del descuento impositivo. En cambio en el Ministerio de Trabajo, a cargo de Jorge Triaca, descartaron eximir el pago de alquiler de vivienda bajo la premisa que al hacerlo, los inquilinos no alcanzados por el gravamen terminarían por subsidiar a los que lo pagan. También el Ejecutivo rechazó una eventual vuelta de retenciones a la minería o la aplicación de un impuesto nuevo sobre la renta financiera.

 

En cuanto a nuevos tributos para compensar la caída recaudatoria que implicaría el cambio la única opción que mantenían abierta anoche en el Gobierno era la de los juegos de azar, aunque los funcionarios consultados admitieron que buena parte del proyecto permanecía bajo análisis.

 

fuente ambito.com

La alícuota se aplicará únicamente cuando los bienes y tenencias superen la suma de $800.000 (en conjunto o por separado).

 

 

Con el objetivo de "lograr un óptimo procesamiento de datos", la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) recomendó a los contribuyentes que realicen, con "la mayor brevedad posible", la transferencia bancaria internacional para abonar el impuesto especial con la alícuota del 10%.

 

A través de un comunicado oficial, el organismo aclaró que al realizar la transferencia el contribuyente deberá consignar la CUIT y la relación de código impuesto/concepto/subconcepto en el campo libre de 140 posiciones que posee la transferencia bancaria internacional (campo 70).

 

El 31 de diciembre de 2016 finaliza el plazo para pagar el impuesto especial con una alícuota del 10% correspondiente al sinceramiento fiscal de bienes (excepto inmuebles) y tenencias (depósitos en el país o en el exterior y dinero en efectivo).

 

La alícuota se aplicará únicamente cuando los bienes y tenencias superen la suma de $800.000 (en conjunto o por separado).

 

A partir del 1° de enero y hasta el 31 de marzo de 2017 la alícuota del impuesto especial será del 15%.

 

fuente ambito.com

El titular del Indec destacó el "clima de estabilización".

 

El titular del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec), Jorge Todesca, indicó que se "va generando un clima de estabilización" en el índice de precios al consumidor, aunque admitió que "hay una tendencia a la baja de inflación que quizás no es tan rápida como queremos".

 

Además calificó de "realista" la meta inflacionaria del 17% propuesta por el Ministerio de Hacienda y Finanzas para el año que viene.

 

"Hay una tendencia a la baja de inflación, que quizás no es tan rápida como queremos, pero estos fenómenos son realmente lentos salvo que se haga un programa de ajuste muy tremendo con una caída muy grande de la economía, lo que haría bajar la inflación. El principal factor es que se va generando un clima de estabilización", sostuvo Todesca en declaraciones a radio Belgrano. 

 

"Hay una baja en los alimentos. Pasamos de un promedio de un 2% a 1,5%, lo cual es muy poco, pero que si la tendencia sigue así, sería muy importante, porque los alimentos en el índice de precios al consumidor pesan un 37%", agregó.

 

En cuanto a la meta inflacionaria propuesta por el Gobierno nacional, la cual sería del 17% para el año que viene, Todesca consideró que "los índices que vamos viendo apoyarían esta proyección de inflación del Ministerio de Economía, la cual es bastante realista", aunque explicó que "Argentina se encuentra con una inflación alta desde 2007 y hasta 2015 nadie se ocupó de ella. Ésta representó a lo largo de esos años un 900% promedio. No es un problema tan fácil de corregir".

 

Por último, remarcó que "en la cuestión fiscal, el Gobierno no quiere este déficit y la administración anterior lo tomaba como algo inocuo o positivo. Aunque la actual lo vea como algo negativo, no tiene todas las herramientas en el corto plazo como para corregirlo".

 

fuente ambito.com