Haciendo de la necesidad virtud, Asier Zubillaga, ingeniero pamplonés de 41 años, se propuso en 2011 crear un sistema con el que ayudar a su mujer, farmacéutica, a suministrar tratamientos a