«Los datos del observatorio nos confirman que los españoles realizan un consumo responsable, más racional, compramos mejor y tenemos más información sobre lo que vamos a adquirir», afirma Liliana Marsán, responsable del