La vivienda en alquiler atraviesa una crisis volcánica. No porque no tenga futuro. Porque no tiene presente.

Los precios de compraventa se han multiplicado. Aunque no llegan aún a los extremos