La mayoría de los agricultores españoles sobrevive gracias a la PAC, que bien podría concebirse como un balón de oxígeno que les permite respirar pese a la asfixia que les ocasiona la