Los tentáculos de las grandes tecnológicas llegan a casi todos los ámbitos de la economía y la banca no es una excepción. Silicon Valley ha cambiado para siempre el comercio, las relaciones