Todos los días hay excusas en los periódicos para no invertir en Bolsa. Sin embargo, estamos otra vez más en un momento de paranoia transitoria, en el que el escepticismo campa a