Ryanair se plantea cerrar más bases en España si no recibe los 737 MAX previstos para este año

Economia
Lectura

Ryanair se encuentra en una encrucijada. Tiene una pelea abierta con los sindicatos de pilotos y tripulantes de cabina en España, a lo que hay que sumar el retraso en la

entrega del pedido de aviones 737 MAX. Como ya avanzó a principio de mes Michael O’Leary, consejero delegado de la compañía, es posible que no reciba ninguno de estos aviones este año. Una situación que lleva a Ryanair a plantearse más cierres de bases en España si no consigue las naves previstas, como ha reconocido este martes en Madrid Kenny Jacobs, director general de marketing de la firma.

En un principio, Ryanair tenía que recibir 58 Boeing 737 MAX en 2020, aunque el pasado otoño se corrigió esta cifra a solo 10 para abril de este año. Y esto ahora también está en el aire, aunque no quieren adelantarse. “No tenemos la decisión tomada. Todo depende de qué ocurre con el pedido”, añadió Jacobs. Y descartó la opción de cambiar el modelo del pedido del MAX a otro. “No estamos en eso ahora. Nuestro objetivo es tener el MAX”, afirmó.

La compañía irlandesa de low cost emite así mensajes contradictorios en las últimas semanas. Por un lado, el 8 de enero se materializó el cierre de las bases de Tenerife Sur, Lanzarote y Gran Canaria con un expediente de regulación de empleo que afectó a unos 200 empleados -otros 100 se recolocaron en otras bases europeas, según afirmó Darrell Hughes, jefe de recursos humanos de la firma-. Unos días después, elevó su previsión de beneficios para el ejercicio (de abril a marzo en su caso) entre el 17% y el 19%, unos 150 millones de euros más. Y ahora adelanta que este año estará marcado por la incertidumbre sobre el pedido a Boeing, que trastoca los planes de la compañía.

Esta situación provoca además que Ryanair tenga por primera vez una previsión de caída en transporte de pasajeros para el mercado español. “En nuestro año fiscal transportaremos a 50,8 millones de viajeros, un 1,5% menos que el ejercicio anterior”, aseguró Jacobs, que lo justifica, al igual que con los cierres de base, a los retrasos en la llegada del 737 MAX. Este decrecimiento se deberá sobre todo a una caída estimada para Cataluña del 3%, mientras que en otros lugares como Madrid se seguirá al alza y prácticamente plano en el resto del territorio.

Sobre el cierre de las bases canarias, así como el cambio a base estacional en Girona, los responsables de Ryanair insistieron en el golpe que supone para ellos el hecho de no recibir los 58 MAX previstos (tiene una flota actual de 475 aviones). Y cifraron los despidos en unos 200 empleados en las canarias y en 100 las recolocaciones (en otras bases europeas de la firma, según las preferencias de los trabajadores); y en unos 20 despidos en Girona y 100 recolocados (en este caso en la propia base con contratos estacionales).