Los ‘olvidos’ millonarios de las aerolíneas: 71 aviones, abandonados en los aeropuertos españoles

Economia
Lectura

Los aeropuertos españoles públicos tienen en estos momentos 71 naves en diversas fases del largo proceso para ser declaradas definitivamente abandonadas y con posterioridad subastadas. Según la información proporcionada por AENA

(Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea), los aeropuertos que más naves tienen aparcadas en desuso son el de Manises-Valencia (con 24) y el de Madrid-Cuatro Vientos (con 19).

La mayoría son naves que pertenecían a compañías quebradas, con graves problemas financieros o que sus dueños han preferido dejarlas en los aeródromos para no hacerse cargo ni de la deuda acumulada ni del coste de moverlas y sacarlas de las infraestructuras para convertirlas en chatarra, por ejemplo. Retirar un avión puede superar los 60.000 euros simplemente por el traslado, según fuentes del sector.

AENA explica que el elevado volumen de naves abandonadas en Valencia obedece a que su aeropuerto ha contado “tradicionalmente con una gran actividad de aviación ligera, debido a la presencia, hace años, de diversas escuelas de pilotos, un aeroclub y un número considerable de vuelos privados de empresa”. Un enorme Boeing 747, conocido popularmente como Jumbo, es el más icónico. Lleva años ocupando un lateral, fuera de las pistas. Formó parte de la compañía albaceteña quebrada Pronair, que dejó de operar en 2009, dos años después de levantar el vuelo.

Por su parte, el Aeropuerto de Madrid-Cuatro Vientos tiene 19 naves abandonadas porque, según explica AENA, “concentra principalmente operaciones de aviación general, y en él conviven básicamente escuelas de vuelo, de formación de pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros, servicios del Estado (Dirección General de la Policía y Dirección General de Tráfico), empresas de trabajos aéreos, de mantenimiento, de formación de técnicos de mantenimiento, de manejos de drones, representantes-instaladores de fabricante de aeronaves, y equipos y empresas de servicios asociados”.

Esas actividades han generado que estas dos infraestructuras cuenten con "un mayor volumen de aeronaves con diversas casuísticas y susceptibles de declararse en situación de abandono", señala la entidad pública encargada de la gestión de los aeropuertos en España.

AENA no aporta, sin embargo, datos sobre las subastas anteriores que ha habido y si se ha podido recuperar algo del gasto generado. En muchas de las subastas celebradas anteriormente no se han encontrado compradores. En 2014, había 99 aviones abandonados en los aeropuertos españoles, según una respuesta que el Gobierno dio al entonces senador socialista Domingo Fuentes Curbelo. Y tenían una deuda acumulada de 2,78 millones de euros. La crisis económica y financiera que estalló en 2008 provocó la bancarrota de compañías y el abandono de muchos aviones.

"Presentamos una moción y varias iniciativas para aliviar ese quebradero de cabeza para AENA, porque ocupan espacio y no generan beneficio", explica por teléfono Fuentes Curbelo, ahora subdelegado de Gobierno en Fuerteventura. Una salida alternativa para algunas de las naves es cederlas para museos y centros educativos o para simulacros de bomberos. "El DC-9 en el que el expresidente de la Generalitat de Catalunya Josep Tarradellas regresó a España del exilio se quedó finalmente en el Museo del Aire de Cuatro Vientos", recuerda Fuentes Curbelo.