Hacienda mantendrá el actual sistema de módulos un año más

Economia
Lectura

Ya es oficial. El Ministerio de Hacienda ha decidido prorrogar un año más las actuales condiciones de acceso de los autónomos al sistema de módulos, el método de estimación objetiva del

IRPF y el IVA -la quinta vez consecutiva que lo hace-. La interinidad del Gobierno en funciones ha vuelto a retrasar la reforma del sistema, y Hacienda, para evitar problemas de ejecución hasta que un nuevo Gobierno tenga claro cuál será el sistema cuando se reforme, ha tenido dar marcha atrás y congelar todos los parámetros de tributación del Régimen de Estimación Objetiva, por lo que se mantendrá la facturación con los actuales criterios fiscales.
Publicidad

El borrador que se estaba negociando con el sector planteaba una nueva reforma de los límites actuales del régimen de módulos, que deberá aprobarse vía decreto, conforme a lo establecido en la Ley de Reforma Tributaria, que preveía que a partir de este año los trabajadores por cuenta propia con rendimientos íntegros de más de 150.000 euros que facturaran a otros profesionales más de 75.000 euros o cuyas compras superasen 150.000 euros dejarían de tributar por módulos. Pero para prevenir el posible caos fiscal y evitar que todo el sector se levante contra una medida tomada de forma unilateral, el Gobierno ha decidido mantener los límites en sus términos actuales. De este modo, los autónomos con rendimientos íntegros de hasta 250.000 euros, que facturen a otros profesionales hasta 125.000 euros o cuyas compras no superen 250.000 euros podrán seguir facturando como hasta ahora.

El Ministerio publicó esta prórroga hoy en el BOE por cuestiones de plazo, ya que si no se hubiera publicado oficialmente, el próximo 1 de enero entraría en vigor la reforma del IRPF aprobada en 2016, y que ya ha sido paralizada en cinco ocasiones. Según este cambio normativo, se debían endurecer los límites de tributación por el sistema de estimación objetiva (módulos), de modo que el límite de facturación para tributar bajaría de los citados 250.000 a los 150.000 euros y, en el caso de facturación a otras empresas, de 125.000 euros a 75.000 euros. Esta medida afectaría de forma directa a más de 250.000 autónomos, que tendrían muy complicado mantener su tributación a través de este régimen.