El último Consejo de Draghi terminó con una llamada a la unidad en el BCE

Economia
Lectura
Los responsables políticos del Banco Central Europeo enterraron el hacha de guerra en su reunión del mes pasado, la reunión despedida de Mario Draghi. Según consta en las actas de la reunión,
publicadas hoy, hubo varios discursos críticos con la línea Draghi, pero en un tono bastante más moderado que en anteriores encuentros, en los que el programa de impresión de dinero había dividido amargamente al Consejo. En la reunión de septiembre, cabe recordar, un tercio del Consejo se opuso a la nueva operación de compra de bonos. "Mirando hacia el futuro, se hizo un fuerte llamado a la unidad del Consejo de Gobierno", dice el informe de la reunión de octubre, “si bien se subrayó que las discusiones abiertas y francas en el Consejo de Gobierno eran absolutamente necesarias y legítimas, se consideró importante llegar a un consenso y unirse al compromiso del Consejo de Gobierno de alcanzar su objetivo de inflación".Esta línea de apaciguamiento coincide con el enfoque adoptado por la sucesora de Draghi, Christine Lagarde, que la semana pasada llevó a los gobernadores de bancos centrales de la zona euro a un retiro de dos días para reparar las cercas y escuchar las solicitudes de una toma de decisiones más consensuada. En cuanto a las perspectivas económicas, varios miembros del Consejo plantearon dudas sobre si la debilidad económica de la zona euro duraría incluso más de lo esperado en septiembre, pero acordaron adoptar un enfoque de "esperar y ver" porque las últimas medidas de estímulo necesitaban más tiempo para surtir efecto. "Se hizo un llamado a la paciencia para permitir que las medidas tomadas en septiembre funcionen a través de la economía, apoyando una postura de" esperar y ver "en la coyuntura actual", puede leerse en las actas. Si sobre algo hubo consenso absoluto fue en la necesidad de que la política fiscal debe contribuir a impulsar el crecimiento potencial a largo plazo y la estabilización. Hubo unanimidad en torno a la consideración de que "cuanto más contribuya la política fiscal a impulsar el crecimiento potencial a largo plazo y a proporcionar estabilización cíclica, antes se verán los efectos de las intervenciones de política monetaria en la inflación y la economía". La información disponible desde septiembre "había confirmado la pronunciada ralentización en el crecimiento económico de la zona del euro y una falta de inflación continuada respecto al objetivo", que es una tasa algo por debajo del 2%. El economista jefe del BCE, Philip Lane, informó que el paquete de estímulos monetarios aprobado en septiembre había contribuido a gran parte de la relajación de las condiciones financieras los meses anteriores porque los mercados lo habían anticipado. "Pese a un movimiento al alza en la fase inicial de la curva de rendimientos desde la reunión de política monetaria de septiembre, tomando una perspectiva a más largo plazo, las condiciones financieras se habían relajado significativamente desde la conferencia en Sintra en junio de este año", dijo en la reunión. Propuso mantener la política monetaria y subrayar el mensaje: el Consejo de Gobierno está preparado para ajustar todos sus instrumentos, como sea apropiado, para asegurar que la inflación se mueve hacia su objetivo de forma sostenida. La nueva presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, está recibiendo mensajes de parte de los gobiernos del euro, tendentes a reenfocar una política fiscal más flexible en el próximo presupuesto de la zona euro, en lugar de buscar el estímulo nacional. Argumentan la evidencia de que el estímulo nacional ayuda a la economía del euro solamente de forma limitada, mientras que los gobiernos molestos reciben mayor carga política y potencialmente infructuosa. Sugieren que centrar la energía política del BCE en un cambio de enfoque podría ser más inteligente. "Hablar sobre las cosas que deben suceder en términos del marco europeo es un área más natural para el discurso del BCE", defiende Nick Kounis, economista de ABN Amro en Amsterdam, "y probablemente también tiene más sentido desde el punto de vista económico, tener un presupuesto central que sobrellevar esta situación de estímulo desigual". Incluso Draghi deslizó en su última rueda de prensa que las políticas presupuestarias nacionales tienen "efectos indirectos limitados" en la región y que una "capacidad fiscal central" sería mucho mejor. El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha reconocido tras la reunión que "sería mucho más fácil y mucho más efectivo que tratar de pedir a los Países Bajos o Alemania una mayor expansión fiscal". El gobernador esloveno Bostjan Vasle también ha declarado que está a favor de la creación de un instrumento para acompañar al BCE "en el aspecto fiscal, con suficiente capacidad".

FUENTE DIARIO ABC:

https://www.abc.es/economia/abci-ultimo-consejo-draghi-termino-llamada-unidad-201911211929_noticia.html