El INE arranca el rastreo de millones de móviles pero hay formas de esquivarlo

Economia
Lectura

El Instituto Nacional de Estadística (INE) comienza este lunes, día 18 el seguimiento de millones de móviles de usuarios de toda España en una campaña que tendrá lugar ocho días con

el objetivo de obtener información sobre los desplazamientos de los españoles y sus lugares preferidos de vacaciones.

En esta primera fase, del 18 al 21 de noviembre, el organismo público trata de saber los movimientos típicos de los ciudadanos en día laborable. Para ello, le ha pedido a las tres operadoras telefónicas colaboradoras (Telefónica, Orange y Vodafone) que le proporcione información de la posición de los móviles en áreas de 15.000 habitantes de media.

Se trata de información anonimizada, es decir, las compañías ofrecen la posición de los móviles pero no los titulares de la línea, y luego agregan esos datos y se los facilitan al INE.

Para ello, se tomará la posición de los móviles entre las doce de la noche y las seis de la mañana cada uno de los días, para establecer el lugar de residencia. Y entre las nueve de la mañana y las seis de la tarde se examinarán los flujos de personas, de qué celda a qué celda van para trabajar o estudiar. Para calificarlo de destino cotidiano, el INE considera que el móvil tendrá que estar presente en la misma localización al menos cuatro horas en dos de los cuatro días.

En una segunda fase, el INE tratará de comprobar los desplazamientos en festivos y vacaciones. En este caso, tomará muestras el domingo, 24 de noviembre; el 5 de diciembre; y dos días de verano, el 20 de julio y 15 de agosto, también festivo.

Aunque se trata de una práctica legal, con la que se trata de evitar las entrevistas personales, mucho más imprecisas porque dependen del testimonio del encuestado, muchas organizaciones de consumidores han manifestado su protesta.

Métodos para evitar la localización

Existen métodos para escabullirse del estudio. El más efectivo y radical es apagar el móvil o ponerlo en modo avión. Desactivar la ubicación solo no sirve para nada porque la información se recoge a través de las celdas de la red móvil, no de los satélites.

Además, las compañías cuentan con mecanismos que permiten gestionar la cesión de datos. En primer lugar, los abonados del grupo MásMóvil y todas sus marcas (MásMóvil, Yoigo, PepePhone, Lebara y LlamaYa) no tienen nada de que preocuparse porque no participa en el estudio. Tampoco lo hace el operador rumano Digi.

Los que están en peor situación son los de Movistar que no facilita a sus clientes ningún tipo de mecanismo para que gestionen este tipo de autorizaciones. Vodafone y Orange sí permiten que sus clientes decidan si ceden información a terceros, aunque sea de forma anónima.

En el caso de Vodafone, se puede realizar a través de la app 'Mi Vodafone'. Solo hay que acceder a 'Mi cuenta', 'Permisos y preferencias' y elegir la opción 'No acepto que Vodafone ceda datos anonimizados'. En Lowi (marca que pertenece a Vodafone): A través de la app ‘Mi Lowi’. Los pasos son: Mi Lowi > configuración > notificaciones > permisos y preferencias.

En Orange hay que usar el correo, enviando un escrito a las oficinas centrales de la compañía con la referencia “protección de datos” o a través del correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. La compañía no ha confirmado si se facilitarán solo datos de abonados de la marca Orange o se incluirán clientes de otras marcas como Jazztel, Simyo o Amena que también pertenecen al grupo francés.

En todo caso, las tres principales compañías han querido aclarar que la cesión de estos datos no vulnera la legislación vigente, ya que están "altamente agregados" (resumidos), en palabras de Telefónica. El Instituto Nacional de Estadística pagará medio millón de euros a las operadoras por los datos: abonará 163.616 euros a Telefónica, 150.000 a Vodafone y 185.000 a Orange.