La obesidad le cuesta 35.000 millones a España cada año

Economia
Lectura

Los españoles han sido infieles a la saludable dieta mediterránea con los productos ultraprocesados. El consumo de estos alimentos cargados de azúcares y grasas no saludables no solo ha hecho mella

en su salud, sino también en su cartera. El informe "La pesada carga de la obesidad", publicado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), señala que las enfermedades relacionadas con el sobrepeso acaparan 417 millones del gasto sanitario en España (9,7%), un porcetaje superior al 8,4% de la media de la OCDE. Esto se traduce en que cada ciudadano tiene que pagar 265 euros adicionales de impuestos al año por esos gastos.

Si las advertencias constantes de diversos organismos de salud no han frenado el crecimiento de esta tendencia, quizás la sobrecarga de impuestos que conlleva a los ciudadanos sí lo haga. Este problema sanitario y de estilo de vida reduce el Producto Interior Bruto (PIB) español en un 2,9%, lo que equivale a 35.000 millones de euros. En cuanto al mercado de trabajo, frena la producción de 479.000 puestos de trabajo a tiempo completo al año. El impacto económico es del 3,3% del PIB en la OCDE y en la UE, y alcanza el 5,3% en México, el 5% en Brasil o el 4,4% en Estados Unidos.

Estos malos hábitos de alimentación y sedentarismo provocan sobrepeso en un 61,6% de la población española, frente al 59% en el conjunto de la UE y al 58,3% en la OCDE. Por su parte, el porcentaje de obesos ha subido desde el 17% en 1996 al 23,8% en 2016. Este problema entre niños y jóvenes (de 5 a 19 años) es todavía más alarmante, ya que un 34,1% tienen un peso excesivo, comparados con un 27,6% en la UE y un 28,6% en la OCDE.

El exceso de peso no solo empeora la calidad de vida sino que también acarrea un estigma social que en numerosas ocasiones deriva en problemas de autoestima y salud mental. Los autores del estudio calculan que el exceso de peso resta 2,6 años de esperanza de vida en España, una cifra ligeramente inferior a los 2,7 años de media en la organización, pero aún muy alejada de Japón, donde el recorte de esperanza de vida por esta causa se limita al 0,9%.

En el lado contrario, la promoción de estilos de vida saludables suponen "una excelente inversión". En concreto, por cada euro dedicado a este ámbito se obtiene un retorno de hasta 6 euros en beneficio económico. Su recomendación es un paquete de medidas que incluya el etiquetado de los menús, la prescripción médica de actividad física y programas de bienestar en el trabajo. Eso podría prevenir hasta 96.000 enfermedades no transmisibles de aquí a 2050, ahorrar 32 millones al año en costes sanitarios y aumentar el empleo y la productividad en el equivalente a 4.000 trabajadores a tiempo completo al año. Además, un reducción del 20% de cosumo de alimentos con alto contenido en azúcar, sal o grasas, podría evitar 169 millones de euros de gasto sanitario al año, un aumento del empleo de 13.000 trabajadores y permitiría prevenir 472.000 enfermedades para mediados de siglo.