Las entidades extienden el cobro por los depósitos a más empresas

Economia
Lectura
El Banco Central Europeo (BCE) ha dado una vuelta de tuerca a su política monetaria de bajos tipos de interés y ha elevado, del 0,4% al 0,5%, la tasa que cobra a
las entidades financieras comunitarias por la liquidez que depositan en el eurobanco. Una factura cada vez mayor para los grupos bancarios que ha llevado a estos a tomar una decisión inédita: trasladar parte de ese coste y cobrar a determinados clientes por sus depósitos. Así, las entidades españolas llevan varios meses cobrando a algunas empresas y otros clientes institucionales y de manera puntual por guardarles su dinero, medida que han comenzado a extender a cada vez más clientes corporativos, según explican en el sector. «Como consecuencia de la política de tipos negativos del BCE, Bankia sí cobra desde hace varios trimestres por los depósitos y cuentas a la vista de empresas en determinados casos», reconocía la semana pasada la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri en su página web, negando eso sí que cobre o vaya a cobrar a los particulares por sus ahorros. Lo cierto es que todas las grandes entidades del país, según las fuentes financieras consultadas, están aplicando esta misma medida desde 2017, aunque revisando caso por caso. En concreto, y según detallan, cobran determinado tipo de interés a empresas, aseguradoras y gestoras de fondos en función siempre del volumen de dinero depositado y el plazo. Por ejemplo, en el caso de las empresas las entidades suelen penalizar el depósito de los picos de tesorería. Ahora bien, el endurecimiento de la política monetaria ha llevado a la banca a ampliar esta medida a cada vez más clientes institucionales, aunque todavía no de forma generalizada, como ya sucede en otros países de la Eurozona. Como fuere, las estadísticas del Banco de España han comenzado a reflejar ya esa tendencia. Los depósitos suscritos por empresas el pasado mes de agosto conllevaron un tipo de interés medio del -0,17%, de forma que las sociedades no financieras encadenan ocho meses consecutivos pagando por sus cuentas a plazo fijo. Las cifras del supervisor financiero ponen de manifiesto que los bancos están cobrando a las compañías fundamentalmente por aquellos depósitos a menos de un año de vencimiento, mientras que para plazos superiores siguen retribuyendo ligeramente esa liquidez de las empresas y otros grandes depositantes. Lo que todas las entidades parecen descartar es cobrar a los particulares por sus ahorros a plazo fijo por el miedo a perder clientes frente a la competencia y a sufrir una salida de depositantes. Eso sí, los nuevos depósitos de las familias y los hogares se están remunerando de media apenas un 0,04%, según las estadísticas del Banco de España, y la tendencia es a seguir reduciendo esa rentabilidad. No solo eso, varias de las principales entidades financieras del país han retirado ya de su catálogo comercial los depósitos para particulares. Familias Esa ínfima remuneración del ahorro no ha impedido que el dinero que las familias españolas guardan a través de depósitos bancarios y cuentas corrientes se encuentre en cifras récord, en concreto en 834.500 millones de euros, lo que evidencia el temor de los depositantes a asumir riesgos para obtener mejores rentabilidades invirtiendo en productos más complejos. En su lugar, y teniendo en cuenta que la remuneración del ahorro está muy por debajo de la inflación, las familias están optando por asumir cierta pérdida de capacidad adquisitiva.

FUENTE DIARIO ABC:

https://www.abc.es/economia/abci-entidades-extienden-cobro-depositos-mas-empresas-201910140222_noticia.html