El Banco de Pagos teme otra posible burbuja como la de las "hipotecas basura”

Economia
Lectura

Los principales indicadores económicos llevan avisando varios meses sobre una evidente ralentización global. Y algunos de ellos suman peligrosos paralelismos con los que provocaron hace apenas un década la gran crisis

mundial de principios de siglo. Así lo constata el Banco de Pagos Internacionales (BPI), que en su último informe trimestral señala el fuerte crecimiento de los bonos de titulización de préstamos a empresas muy endeudadas, en los que ve paralelismos con las obligaciones que retitulizaban bonos respaldados por hipotecas «subprime» –las conocidas como «hipotecas basura»–, determinantes en el estallido de la gran crisis de 2008.

La actual coyuntura económica, que fomenta una agresiva toma de riesgos en búsqueda de la mayor rentabilidad, fomenta los préstamos bancarios a empresas fuertemente endeudadas, que se han convertido en la materia prima de productos estructurados de titulización, como las señaladas obligaciones garantizadas por préstamos. Una sobreexposición a estos productos podría provocar una crisis parecida a las de las «hipotecas basura». BPI también hace hincapié en que la caída de las tasas a largo plazo por debajo de las tasas a corto plazo y una curva de rendimientos invertida son dos claras señales de un eminente debilitamiento económico.

El rápido crecimiento de la financiación apalancada y de los bonos de titulización de préstamos tiene paralelismos con el mercado de «hipotecas basura» en EE UU y con las obligaciones garantizadas por deuda antes del estallido de la crisis, pero también diferencias, porque los bonos de titulización de préstamos son menos complejos y evitan usar seguros de impago de deuda, según el BPI. Además, ahora se dispone de mejor información sobre las exposiciones directas de los bancos a estos productos financieros.

Pero, cuidado, tienen muchas similitudes, entre las que destaca el deterioro de la calidad de crédito de los activos que sirven de garantía, la opacidad en exposiciones indirectas, la elevada concentración en algunos bancos y la incierta resistencia de algunos tramos senior.

BPI también pone énfasis en que otros indicadores reflejan "un panorama más heterogéneo", ya que con la caída de las tasas de interés el volumen de deuda con rendimientos negativos ha alcanzado nuevos máximos.