Los controladores advierten: Privatizar el control aéreo, un riesgo para la seguridad

Economia
Lectura

Como un jarro de agua fría. Así ha caído entre los controladores aéreos el informe encargado por la Unión Europea a un comité de sabios que aconseja liberalizar el servicio en

todos aquellos aeropuertos europeos en los que sea posible. Los profesionales consideran que perseverar en esta vía podría acarrear, incluso, problemas de seguridad en el servicio.

La Coordinadora Europea de Sindicatos de Controladores Aéreos –Atceuc, por sus siglas en inglés– asegura que las experiencias recientes prueban de «centrarse únicamente en los costes tienen consecuencias colaterales negativas para la calidad de los servicios de ATM –control aéreo– y están poniendo en peligro su habilidad para aumentar su capacidad».

Según la Atceuc, «la revisión de los requisitos con respecto a la obtención de licencias y formación de los controladores aéreos no debería se utilizada como palanca para conseguir una reducción en la calidad de la formación, la cual se diseña para asegurar la competencia de los controladores aéreos y es esencial para la prestación de un servicio ATM seguro». La coordinadora advierte de que «la seguridad aérea debe mantenerse como el aspecto más importante y no debe verse comprometida de ninguna manera. Decir que la seguridad es lo primero y no actuar en consecuencia no es suficiente», añade.

En vista de los problemas de congestión que sufre el espacio aéreo europeo, la Comisión Europea encargó un informe a un grupo de sabios para buscar soluciones. El documento, en el que ha colaborado el director general de Aviación Civil, Raúl Medina, contiene diez recomendaciones entre las que se incluye la sugerencia de liberalizar el control aéreo «cuando sea operativamente factible y tenga un impacto positivo en los usuarios». Su argumento es que la liberalización de las torres puede proporcionar, de hecho, «ganancias de eficiencia» para el servicio.

En octubre del año pasado, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) publicó otro documento en el que también se mostraba partidaria de liberalizar más torres de control en España. Según sus datos, en todos los aeropuertos en los que se ha privatizado el servicio se ha registrado una ganancia de eficiencia, con una caída media del coste por movimiento aproximada del 60% entre 2012 y 2017.

Tras las liberalización que impulsó José Blanco como ministro de Fomento, se entregó a las compañías Ferronats y Saerco la gestión la gestión de las torres de una docena de aeropuertos: Sevilla, Valencia, Ibiza, Sabadell, Madrid-Cuatro Vientos, La Coruña, Alicante-Elche, Jerez, Vigo, Las Palmas, Lanzarote y Fuerteventura. Otros seis aeropuertos –La Gomera, El Hierro, Burgos, Huesca, La Seu d’Urgell-Andorra y Córdoba– operan con el servicio de información de vuelo (Afis), un sistema automatizado que no requiere de la intervención de ningún controlador.

Aunque el plan era extender la liberalización a otras torres, Ana Pastor lo frenó en 2012, argumentando que no se estaban logrando las eficiencias que se esperaban para justificar la entrega de un servicio estratégico para el Estado a la gestión privada.