Las bolsas de plástico son historia en Mercadona

Economia
Lectura

Las bolsas de plástico son ya historia en Mercadona. Desde ayer, todos los establecimientos de su cadena comercial eliminaron para siempre de sus tiendas las bolsas de plástico de un solo

uso y sólo ofrecerá a sus clientes bolsas de papel, de rafia y de plástico reciclado en un 50-70%, procedente de embalaje recuperado. Esta iniciativa es el fruto del compromiso adquirido conjuntamente entre clientes, empleados y proveedores, y de su implicación en el aprovechamiento de los recursos, la reducción, la reutilización y el reciclaje para alargar la vida de los materiales y evitar que acaben en el vertedero. En fin, una apuesta por la economía circular.

Mercadona espera reutilizar 3.000 toneladas anuales del plástico que recupera en sus tiendas, operación que se inició en 2018 en 66 tiendas y que se ha ido implantando al resto de la cadena de manera progresiva, ofreciendo bolsas reutilizables y reciclables con unos precios entre 10 y 50 céntimos (50 céntimos la de de rafia de 50 céntimos, 10 céntimos la bolsa de papel y otros 10 céntimos las de plástico reciclado entre el 50% y el 70%).

La cadena de supermercados presidida por Juan Roig instalará progresivamente en todas sus tiendas un nuevo mueble para las bolsas de plástico que utilizan los clientes en las secciones de frescos, dotado de un nuevo sistema dispensador que reduce el despilfarro de las mismas.

Según la compañía, ésta fue la primera empresa de su sector en introducir, en 2011, iniciativas para reducir la utilización de las bolsas de plásticos de un solo uso, y un año antes, a convertirse en pionera en el reciclado de plástico con proyectos como una línea de menaje con SPBerner fabricada con el plástico recuperado de los invernaderos. Mercadona colabora desde 2001 con Saica Natur, división del Grupo Saica que gestiona los residuos y ofrece servicios medioambientales, a través de sus productos Saica Zero, que busca reducir la generación de residuos, mejorar la segregación de los mismos así como minimizar el envío a vertedero, y Saica Circular, para devolver al mercado como nuevos recursos lo que ya ha sido utilizado.