Alcoa advierte: sin más ayudas están en riesgo otros 500 puestos en Lugo

Economia
Lectura

Después de aprobar un ERE para cerrar sus fábricas en Avilés y A Coruña, Alcoa apunta ahora a la fábrica de aluminio en San Cibrao, en Cervo (Lugo), calificada de “moderna

y eficiente” y donde trabajan entre 500 y 600 personas de un total (con la producción de alúmina) de 1.200. La multinacional ha trasladado que el borrador de Estatuto para Consumidores Electrointensivos que ha sido publicado este lunes por el Ministerio de Industria “no aporta la solución que la industria del aluminio primario en España necesita para su sostenibilidad”. Las medidas que se proponen son, según la compañía, “insuficientes, ya que mantendrían un significativo diferencial en coste de energía respecto a nuestros competidores y, por otro lado, son inciertas, ya que ni siquiera hay garantía sobre la aplicación efectiva de la medida más relevante en el borrador, que es la compensación de costes indirectos de CO2”. Sin embargo, el Gobierno argumenta que el Estatuto de Consumidores Electrointensivos dotará a determinadas empresas industriales, en concreto a aquellas en cuyos procesos productivos el consumo de energía eléctrica “resulte especialmente gravoso y comprometedor para su competitividad”, de un marco jurídico y económico especial para mitigar los costes energéticos, que suponen el 40% de la factura total de producción.

“Si las medidas se limitan a lo que recoge el borrador de Estatuto, éstas ponen en riesgo la viabilidad de la planta de aluminio de San Ciprián, única instalación que mantiene la producción de aluminio primario en España en la actualidad”, traslada la compañía. Pero no se queda ahí: con ese marco cree que la suerte de las dos fábricas de A Coruña y Avilés está echada: “Necesitamos un marco energético que garantice costes competitivos y certidumbre, en línea con los países de nuestro entorno. La existencia o no de las condiciones que permitan esa competitividad en costes y suficiente certidumbre en energía, lógicamente puede condicionar la viabilidad de la industria y el interés de posibles compradores de las fábricas. Con estas medidas se dificulta la venta de las operaciones de aluminio primario en Avilés y Coruña”. En ambos casos la empresa se ha comprometido mantener 300 puestos de trabajo durante seis meses mientras busca un comprador que continúe la producción.

La campaña para que el estatuto que apruebe el Gobierno contente al sector ha comenzado, con la cuenta atrás que marca el proceso electoral del próximo 28 de abril. La patronal del sector, Aege, estaba este lunes analizando el borrador del Estatuto y el martes trasladará su opinión. El comité de empresa de la fábrica de Alcoa en Avilés ha convocado una concentración para el 28 de marzo ante el Congreso de los Diputados con la intención de reunirse con todos los grupos políticos y trasladarles la importancia del nuevo estatuto para las electrointensivas.