La prensa libre se ha convertido en la peor pesadilla de los autócratas populistas que pretenden imponer en la opinión pública un discurso único poblado de “verdades alternativas”.Por el Dr. Adalberto C. Agozino