El Real Madrid recuperó anoche con sudores el liderato que, un rato antes, cien kilómetros más al norte le había arrebatado el Barcelona por culpa de las deudas del calendario. Por Jaime Rodríguez