Los niveles de ozono peligroso se dispararon por la ola de calor

España
Lectura

La fuerte radiación solar que azotó la Península durante la ola de calor encendió la mecha de la contaminación por ozono troposférico (conocido como ozono malo, porque es un contaminante) en

buena parte de España. Según Ecologistas en Acción, en la primera semana de agosto, 200 estaciones de medición de calidad del aire detectaron niveles de ozono por encima del objetivo legal. La entidad denunció ayer la “pasividad” de las Administraciones para atajar este episodio de polución.

El ozono se forma con la aparición de alta radiación solar, pero se aviva con la presencia de otros contaminantes en el aire, como el dióxido de nitrógeno o partículas en suspensión procedentes, entre otros, del tráfico rodado. Según la ONG ecologista, entre el 1 y el 5 de agosto se superó 70 veces el umbral de información a la población, establecido por norma en 180 microgramos de ozono por metro cúbico de aire en una hora.

Los niveles de ozono peligroso se dispararon por la ola de calor

Casi ninguna comunidad autónoma está libre de pecado, aunque Cataluña se lleva la palma: se superó el umbral 17 veces en la Plana de Vic (Barcelona), 10 en Barcelona ciudad y alguna más en su área metropolitana. “El ozono afecta más a zonas de interior periurbanas y rurales. Pero, aunque no es habitual, esta vez en Cataluña las puntas de ozono se registraron el domingo en el Paseo de Grácia y la Ciutadella de Barcelona, en el centro de la ciudad. Lo que suele pasar es que el problema lo ocasionan las zonas del área metropolitana y lo sufren más las áreas rurales del interior de Cataluña, porque las brisas marinas arrastran esa contaminación hacia el interior”, explica Miguel Ángel Ceballos, de Ecologistas en Acción.

La entidad ecologista denuncia, además, que se ha superado de manera generalizada el objetivo establecido por norma para proteger la salud (120 microgramos por metro cúbico, un parámetro que no puede superarse más de 25 días al año). La ONG denuncia la “negligencia” de las Administraciones por no tomar medidas. “Se hace muy poco. Algunas ciudades han implantado planes de emergencia cuando hay contaminación por dióxido de nitrógeno o partículas finas. Pero para ozono solo hay en Valladolid, que tiene una regulación para estos casos y ha tomado medidas”, protesta Ceballos. Las mayoría de instituciones, agrega, se limitan a hacer “actuaciones informativas”, avisando a la población del episodio y dando recomendaciones para que la población más vulnerable (enfermos crónicos, niños, ancianos y embarazadas) se proteja.

Barcelona admitió ayer que, efectivamente, “sí ha habido niveles altos de ozono troposférico el 4 y el 5 de agosto” y, “siguiendo las recomendaciones de la Generalitat”, avisaron a la Agencia de Salud Pública para que lanzase la alerta informativa a los colectivos de riesgo. Ceballos insiste, no obstante, en que estas medidas son “insuficientes”. “Estamos dispuestos a reforzar este protocolo con la Generalitat si esta lo considera adecuado”, responde un portavoz del consistorio barcelonés.

La Comunidad de Madrid, por su parte, admite que se superó el umbral de información “seis veces, a lo mejor una hora o dos, sobre todo durante la ola de calor”. El protocolo de actuación es el mismo que en Barcelona: “Cuando se supera en alguna estación el umbral de 180, se comunica a Protección Civil y a Salud porque el ozono es oxidante e irritativo”, explica un portavoz.

Valladolid, el ejemplo contra la polución

Valladolid es el único municipio que se salva de la reprimenda de Ecologistas en Acción. El Ayuntamiento desplegó en 2017 un paquete de medidas para combatir la contaminación y dispone de un protocolo específico para episodios de altos niveles de ozono. “Cuando estamos en nivel 2 o 3, es cuando se hace la restricción del tráfico o el corte en la almendra del centro. Hay que tomar medidas para preservar la salud pública, aunque algunas sean incómodas para los ciudadanos. Por encima de la comodidad política está la salud de la gente”, apunta la concejal de Medioambiente, María Sánchez (Valladolid Toma la Palabra). La web del Consistorio recoge en tiempo real los datos de calidad del aire. “También tendremos un dispositivo para móviles donde los vecinos podrán consultar la calidad del aire y, si estamos en un nivel de prealerta, podrán decidir no usar el coche ese día”, añade Sánchez.

La falta de concienciación con el ozono que Ceballos achaca al grueso de las Administraciones españolas choca, por ejemplo, con el abordaje que se hace en Francia de estos episodios. En París se aplican medidas disuasorias como restringir el tráfico o el encarecer del estacionamiento en el centro de las ciudades.

El Ministerio de Transición Ecológica, por su parte, señaló a EL PAÍS que "entiende que los problemas de calidad del aire se deben atajar de forma conjunta para todos los contaminantes" y por elló se aprobó en 2017 un Plan Nacional de calidad del aire, que recoge, entre sus objetivos, “abordar la problemática existente a nivel nacional relativa a las superaciones del valor objetivo para la protección de la salud de ozono que se producen de forma generalizada en gran parte del país”. El Ministerio insistió en que “el ozono es un contaminante secundario sobre el que no se pueden aplicar medidas directas encaminadas a su reducción”, así que la estrategia del departamento pasa por “actuar sobre las sustancias contaminantes precursoras del ozono y fomentar estudios para conocer mejor la dinámica de formación del ozono troposférico”.

La exposición a contaminantes como el ozono implica un aumento del riesgo de sufrir enfermedades respiratorias agudas y el agravamiento de dolencias cardiovasculares previas. Ecologistas en Acción señala que, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre 1.600 y 1.800 fallecimientos prematuros anuales en España están relacionados con la exposición a altos niveles de ozono.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS