La familia de un hombre de 350 kilos denuncia que el hospital le da el alta porque carece de medios para él

España
Lectura

Dévora Rodríguez, de 25 años, afirma que el Hospital de Manises, en Valencia, un centro de titularidad pública y gestión privada,lo que se conoce como modelo Alzira, le ha dado el

alta a su hermano a pesar de su mal estado de salud alegando que carece de medios para atender a alguien de sus características. Teófilo Rodríguez pesa 350 kilos, no puede andar, respira con mucha dificultad y tiene la espalda llena de llagas.

"Sigue en el hospital porque para trasladarlo a casa han traído una camilla que su peso no soporta y nos hemos negado. Hemos presentado una reclamación y estamos a la espera de ver qué pasa", afirmó este jueves Dévora Rodríguez. "Le duele mucho el cuerpo y desde hace un mes está casi todo el día durmiendo. Desplazarlo es muy doloroso para él. Tienen que sacarlo los bomberos y le salen moratones".

El hospital ha declinado comentar el caso. La Consejería de Sanidad se ha limitado a señalar que, según la información de que dispone, el hombre "va a permanecer ingresado y en el momento en el que proceda darle el alta hospitalaria el traslado a su domicilio se hará en una ambulancia bariátrica, con los apoyos necesarios, y siempre bajo la coordinación del Centro de Información y Coordinación de Urgencias" de la Generalitat.

Teófilo Rodríguez ha sido obeso desde que a los nueve años tuvo un problema de tiroides, afirma su hermana. "Ha estado a dieta, pero no le hace nada. Le pusieron un balón gástrico y tampoco". Pero hasta hace un par de meses era independiente y vivía de alquiler en un chalé con su novia, con la que empezó a salir el año pasado. "Se conocieron, porque su padre es amigo de toda la vida de mi familia y se gustaron", dice con naturalidad.

A principios del mes pasado, al hombre se le hincharon las piernas y dejó de poder andar. Desde entonces esta es la tercera vez que ingresa en el hospital. La primera le dieron el alta en unas horas. La segunda estuvo una semana y lo mandaron a casa con oxígeno. "El médico me dijo que nos hiciéramos a la idea de que se iba a morir", cuenta la hermana. En esta ocasión no ha llegado a entrar en una habitación. Lleva desde el martes en la sala de observación recostado sobre dos camas.

Para llevarlo al hospital la penúltima vez los bomberos tuvieron que tirar abajo una pared porque no cabía por la puerta y cargarlo entre una docena de hombres. Este martes, el hospital mandó una camilla que soportaba solo 318 kilos y se rompió. "Ahora querían utilizar una igual para mandarlo a casa y nos hemos negado", asegura Dévora Rodríguez.

El hombre era atendido hasta el año pasado en el Hospital General de Valencia, público, donde según su hermana siempre lo trataron bien. Al mudarse de Torrent a Turís, su centro pasó a ser el de Manises.

Dificultad para trabajar

La voz de la joven, cuyo padre, un antiguo obrero metalúrgico de 64 años, padece alzheimer, tiene un punto de desesperanza. Dice que pidieron a los servicios sociales de su pueblo, Turís, ayuda para asear a su hermano y les contestaron que solo podían mandar "a una chica para limpiar la casa". "Para cuidarlo estamos mi madre, mi cuñada, mi prima y yo. Pero mi madre poco puede hacer, porque se hizo daño en una costilla de moverlo".

El padre de la mujer recibe una pensión de 1.500 euros. Y su hermano, que hace muchos años trabajó en una fábrica de metal y en otra de madera, recibe una ayuda de 500. El hogar no tiene más ingresos. Dévora Rodríguez afirma que el estado de salud de los dos hombres dificulta que ellas encuentren empleo.

BLOG COMMENTS POWERED BY DISQUS