La Inspección de Trabajo envía 50.000 cartas a empresas con indicios de fraude laboral

Economia
Lectura

La Inspección de Trabajo ya ha puesto en marcha el plan director por el trabajo decente. Uno de las primeras acciones ha consistido en enviar 50.000 cartas a sendas empresas en

las que "hay indicios de que se están produciendo determinadas situaciones que son contrarias a la legislación en contratación temporal o a tiempo parcial", según ha explicado el subsecretario del Ministerio de Trabajo, Raúl Riesco, en una entrevista en la Cadena Ser.

Con esta medida, la Inspección pretende dar que las empresas puedan corregir la situación antes de recibir la visita de un inspector y ser sancionadas. Hay que tener en cuenta que el plan por el trabajo decente pretende, sobre todo, disuadir a las empresas de que recurran a la temporalidad de forma abusiva o a los contratos a tiempo parcial que, realmente, son de jornada completa.

No obstante, el plan también contempla un cambio en la costumbre de la Inspección de instar la conversión de contratos (temporal a fijo; jornada parcial a completa) cuando detecte un fraude sin sancionar. Ahora habrá sanción directamente y también conversión de contrato. De ahí este primer aviso sin que llegue a actuar un inspector o subinspector. "Si la empresa corrige esa situación, perfecto. Si pese a todo la mantiene, actuarán los inspectores", ha advertido Riesco.

Para detectar estas situaciones, la Inspección ha recurrido "a los datos informáticos de los que dispone la Tesorería General de la Seguridad Social o la Agencia Tributaria", ha continuado.

Además de esta campaña para perseguir los abusos en la contratación temporal y a tiempo parcial, que forma parte de los dos planes de choques iniciales del plan director, Riesco también ha señalado que en los últimos años ha crecido el uso fraudulento de la figura del trabajador autónomo, es decir, lo que se conoce popularmente como falso autónomo: un trabajador que debería ser contratado como asalariado por una empresa que le pagara las cotizaciones a la Seguridad Social y, en cambio, es él quien se da de alta como autónomo y se hace cargo de las cuotas.

El responsable de Trabajo ha señalado a "las empresas cárnicas" como uno de los nichos de actividad donde se ha detectado esto. También ha apuntado a la "economía de plataforma" y al sector del transporte.